Saltar al contenido

Sánchez anuncia un nuevo paquete de ayudas de 11.000 millones para empresas y autónomos

El presidente del Gobierno asegura que estas medidas adicionales se aprobarán «en las próximas semanas» para ayudar a sectores que eran competitivos antes de la pandemia, como el turismo, la hostelería o el pequeño comercio

Precisamente cuando se está a punto de cumplir un año desde que estallara la pandemia del coronavirus, el Gobierno pondrá en marcha «en las próximas semanas» un paquete adicional de ayudas por valor de 11.000 millones de euros para ayudar a las empresas y a los autónomos de los sectores más afectados a afrontar la difícil situación financiera que atraviesan. Así lo anunció hoy el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso, poniendo así cifra al paquete que lleva semanas preparando el Ministerio de Economía. «El Ejecutivo va a aprobar próximamente un paquete adicional de 11.00 millones para nuevas actuaciones para empresas, para pymes y para trabajadores autónomos», precisó el presidente.

Se trata de «una cantidad importante de recursos públicos para seguir apoyando durante las duras semanas que todavía tenemos por delante para definitivamente superar la pandemia, a sectores que crecían y eran competitivos antes de la pandemia y que ahora se encuentran lógicamente en una situación extremadamente difícil, compleja», reconoció el jefe del Ejecutivo, que nombró expresamente como destinatarios al sector del turismo, la hostelería, la restauración o el pequeño comercio, entre otros. El objetivo es dedicar estos 11.000 millones a «reforzar la solvencia de sus balances y que puedan así retomar su actividad económica, hacer las inversiones necesarias y contratar a los trabajadores que requieren para iniciar, en plenitud de facultades, la recuperación económica», explicó.javascript:falsePUBLICIDAD 

Sánchez, sin embargo, no entró en más detalles de cómo se desplegarán estos 11.000 millones ni concretó si finalmente serán ayudas directas para los sectores más perjudicados al estilo de las que se han desplegado en otros países, como Alemania o Francia. Ésta es una petición que llevan meses reclamando con vehemencia sectores como el turismo, la hostelería o el comercio, y las patronales, que argumentan que tras once meses de pandemia las empresas están ya con serios problemas de liquidez que pueden convertirse en problemas de solvencia. También diferentes organismos económicos, como el Banco de España, se han posicionado a favor de dar ayudas directas, algo que en el seno del Gobierno ha generado cierto debate, con dos posiciones diferentes: Unidas Podemos, partidario de ellas, o el ala más conservadora liderada por la vicepresidenta Nadia Calviño, que se muestra más reticente a dar a fondo perdido.

El Ministerio de Economía –que precisó a este periódico que sí serán subvenciones directas, aunque para ellos también los son los ERTE– trabaja en un amplio abanico de ayudas que no solo pasarían por inyecciones directas de dinero a determinadas empresas, sino también por medidas para aliviar la deuda, como posibles quitas en los préstamos asumidos a través del ICO durante 2020. Sin embargo, la banca ha mostrado sus reticencias a este tipo de actuaciones alegando los problemas futuros que podría generar en sus cuentas y en el sistema financiero si se dispara la morosidad.

40.000 millones en ERTE

Durante su comparecencia, el líder del PSOE se mostró optimista sobre el futuro y aseguró que «la recuperación económica es una esperanza firme». Incluso fue más alla y explicó que «no solo queremos salvar empresas y empleos, queremos reforzar esas empresas y esos empleos, queremos crear nuevas empresas y nuevos empleos». Para ello, pretende doblegar la curva de contagios y la económica y además «modernizar nuestra economía».

El presidente del Gobierno presumió de que, desde el inicio de la pandemia, el Ejecutivo ha gastado en recursos para hacer frente a esta crisis el 20% del PIB en «un ejercicio de protección nunca antes visto», entre financiación a través de los avales públicos del ICO, el sistema de protección de empleo de los ERTE y transferencias a las comunidades autónomas. «Sólo el pago de los salarios de los ERTE y las prestaciones asciende a unos 40.000 millones de euros de ayudas directas», apuntó.

Asimismo, añadió que las transferencias a las comunidades autónomas desde el inicio de la pandemia superan los 24.000 millones de euros, concebidas para reforzar la atención sanitaria pero también para inyectar ayudas directas al ser las administraciones más cercanas y conocedoras del impacto de las restricciones aplicadas y, por tanto, las compensaciones que se debían derivar de ellas.

«Este Gobierno de coalición progresista tiene la vocación no solo de no dejar a nadie atrás, sino que también tenemos la ambición de mirar siempre hacia delante», prometió el jefe del Ejecutivo.

Las ayudas llegan «tarde»

El presidente de la asociación de autónomos ATA, Lorenzo Amor, celebró este anuncio pero lamentó que llega ya tarde: «Bienvenido el anuncio, pero ya vamos tarde. Son once meses de pandemia. Hay un agotamiento psicológico, económico y financiero». Amor recalcó que lo que hace falta ahora es que esos 11.000 millones sean «las ayudas directas que de verdad necesitan los autónomos y las empresas, semejantes a las que se han dado en otros países, porque no estamos para experimentos». En esta misma línea, Exceltur reclamó que sean ayudas directas a fondo perdido, en forma de reducciones de impuestos y subvenciones.

Fuente: elcomercio

Etiquetas:
AGECU - Asociación Española para la Gerencia de Centros Urbanos