El nuevo ERE que aplicará la compañía ourensana recortará su plantilla a unos 700 trabajadores, frente a los 1.600 que tenía en 2012; en ese periodo cerró el 60% de sus tiendas

Adolfo Domínguez ha puesto sobre la mesa un nuevo ERE, el cuarto en los últimos diez años, para reducir un 30% su plantilla, lo que conllevará la salida de unos 300 trabajadores entre el personal de tiendas y de los servicios centrales del polígono ourensano de San Cibrao.

La compañía que dirige Adriana Domínguez justifica el tijeretazo para “adaptarse a la nueva realidad digital del retail y volver a la rentabilidad”, algo que no ha conseguido en la última década salvo en un ejercicio, el de 2015, debido a los ingresos extraordinarios derivados de la venta de un inmueble en Barcelona. El negocio de la venta de ropa y complementos, sin embargo, nunca salió de los números rojos desde la crisis financiera, a pesar de la mejoría experimentada antes del Covid-19.

El impacto del coronavirus

La pandemia no solo echó por tierra la tendencia positiva de la textil, con pérdidas de casi 15 millones en los nueve primeros meses de 2020, sino que también aceleró la destrucción de caja. El grupo tenía una liquidez de casi 14 millones a cierre del trimestre, pero se deterioraba a una media de cuatro millones cada tres meses.

Adolfo Domínguez prevé mantener la red de tiendas tras los recortes de los últimos años

Para afrontar el coronavirus, el equipo de Adriana Domínguez recurrió a un préstamo ICO de 15,5 millones. Ahora, anuncia la salida de 300 trabajadores por la transformación digital de la empresa cuando todavía parte de la plantilla está en ERTE: “La aceleración del retail hacia la venta online obliga a la firma a reestructurarse hacia nuevos sistemas de gestión y venta para garantizar el futuro del negocio. Una de cada cinco ventas de la compañía procede ya de la tienda online”, justifica.

El ERE se negociará con los sindicatos, presumiblemente, a partir de la próxima semana. La previsión de Adolfo Domínguez es mantener su red de tiendas, que también ha sufrido fuertes recortes durante los últimos años. Asesorada por Sagardoy y por Deloitte en el proceso, entiende que los despidos no entran en conflicto con el ERTE aplicado el año pasado.

Adolfo Domínguez: 800 trabajadores y 300 tiendas menos

Una vez consumadas las salidas, todavía pendientes de la apertura de la mesa de negociación, Adolfo Domínguez habrá recortado más de la mitad de su plantilla en una década. Se quedará con alrededor de 700 trabajadores, cuando a cierre de 2012 contaba con una plantilla media de 1.516. En el mismo periodo, el gasto en salarios pasó de los 30,6 millones a los 23,7 millones.

La destrucción de empleo ha ido en paralelo al cierre de tiendas. Hace diez años, la textil contaba con 469 establecimientos entre propios y franquiciados y vendía a través de 700 puntos de venta, al sumar los corners. En el ejercicio cerrado en febrero del año pasado, esta red había quedado reducida a 188 establecimientos y 390 puntos de venta.

Fuente: economiadigital