En el conjunto de la Unión Europea, el comercio cayó un 5,4% en enero, el mayor descenso desde el pasado marzo, cuando prácticamente todo el continente estaba confinado.

La moda europea vuelve a marzo de 2020. En enero y febrero, la tercera ola del coronavirus forzó a varios Gobiernos europeos a tomar nuevas medidas de restricción, incluyendo el cierre de comercios, motivando caídas a doble dígito que no se veían desde el primer confinamiento de la primavera del año pasado.

En conjunto, el comercio minorista en la Unión Europea de los 27, excluyendo la venta de vehículos, retrocedió un 5,4% en enero, lo que supuso el mayor descenso desde marzo de 2020, según datos de la agencia estadística Eurostat. Las tiendas especializadas en moda fueron las más golpeadas en prácticamente todas las geografías.

En Alemania, las ventas en comercios de textil, ropa y calzado se desplomaron un 65,2% en enero en relación al mismo mes del año anterior. Se trata de la mayor caída de la serie histórica, ya que el año pasado el Ejecutivo alemán no llegó a implementar un confinamiento tan estricto como otros países europeos.

El comercio en el país echó el cierre justo antes de Navidad y no pudo reabrir hasta hace apenas unas semanas. Ahora, deberá bajar de nuevo la persiana desde el 3 de marzo hasta el 18 de abril.

Alemania y Reino Unido lideraron la caída de las ventas de moda en enero, con descensos del 65,2% y del 46,5%, respectivamente

En Reino Unido, uno de los países que ha puesto en marcha mayores medidas de contención con la tercera ola, las ventas en las tiendas especializadas en textil, ropa y calzado se desplomaron un 46,5% en enero y un 52,8% en febrero, según datos de la Oficina Nacional de Estadística del país.

Ambas son las mayores caídas desde mayo de 2020, ya que en la primera ola en Reino Unido las restricciones se realizaron más tarde que en países como España, Italia o Francia. Desde entonces, el comercio de moda no ha cerrado ni un solo mes en positivo, y la caída mínima, registrada en septiembre, es del 13,7%.

En Francia, el comercio especializado en ropa y calzado se hundió un 12,6% en enero y un 14,7% en febrero, hasta situarse en el segundo valor más bajo desde marzo, según datos del Banco de Francia. El peor mes desde la crisis fue el registrado en noviembre.

Mayor fue el descenso anotado en Italia. Según los últimos datos disponibles en la agencia nacional de estadística, Istat, la ropa y el calzado fueron los sectores más golpeados de la tercera ola, con desplomes del 33% y del 36,4% en enero, respectivamente.

En conjunto, las ventas minoristas en el país cayeron un 6,8% en valor y un 8,5% en volumen en el primer mes del año, que estuvo parcialmente afectado por las restricciones que se extendieron desde navidad hasta el 15 de enero.

En Francia, el descenso en enero fue menor, con caídas del 12,6% en enero y del 14,7% en febrero

En España, donde las restricciones han sido a escala autonómica, con regiones prácticamente sin restricciones al comercio, como Madrid, y otras con centros comerciales cerrados o limitaciones el fin de semana, como Cataluña, la caída fue del 53,2% en enero y del 41% en febrero, según datos provisionales del Indicador del Comercio de Moda, elaborado por la Asociación Empresarial del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex).

Los desplomes a doble dígito se extienden también a otros territorios como Grecia, con un descenso del 68,3% en enero; Rumanía, con un descenso del 56,1%, en incluso Suecia, donde ha habido menos restricciones y las ventas de moda se hundieron un 24,9% en enero, según Eurostat.

Fuente: modaes.es