Esta instalación modular o ‘cabaña’, que ha realizado la startup Kabin, puede alquilarse al precio de 15 euros la hora y permite a los usuarios una relación más flexible con el lugar de trabajo.

El retail alimentario no para de innovar y de adaptarse a los cambiantes hábitos de los consumidores. La pandemia de Covid-19 ha agudizado el ingenio de los más emprendedores quienes, tras observar el auge de la tecnología digital con la implantación creciente del teletrabajo, se han puesto manos a la obra.

A este respecto, uno de los primeros retailers en apostar por nuevas experiencias ha sido la cadena minorista francesa Monoprix. Según recoge el diario Le Figaro, la compañía ha sorprendido a los clientes de su supermercado ubicado en la Avenida des Termes, en el distrito 17 de París, con una cabina de 2 x 1,20 metros en el interior del centro.

Esta instalación modular o ‘cabaña’, que ha realizado la startup Kabin, puede alquilarse al precio de 15 euros la hora y permite a los usuarios una relación más flexible con el lugar de trabajo. Al tiempo que puede realizar la compra, tiene un espacio que le permite avanzar en esta tarea.

UN SISTEMA SENCILLO

El sistema funciona a través de la aplicación Kabin. A través de un servicio de geolocalización se pueden ubicar las cabañas disponibles más próximas y reservar una plaza en unos pocos clics.

Como explica el cofundador de Kabin, Adrien Lemaire, «todos los que están interesados en esta innovación ven una ventaja». «Algunos quieren un lugar tranquilo para trabajar antes de recoger a sus hijos de la escuela, otros están cansados de trabajar a distancia desde su sofá y quieren un cambio de escenario. Finalmente, algunos, como los autónomos, encuentran allí un sustituto del café para sus reuniones profesionales», precisa tras la observación y estudio del comportamiento de 250 usuarios de la instalación. De cara a 2022, esta firma prevé tener ya instaladas 200 cabañas.

Por lo que respecta a la seguridad e higiene de la instalación, Lemaire asegura que no hay que preocuparse. «Entre cada uso, existe un tiempo de regeneración de la cabina, de dos minutos y medio, que permite filtrar el aire. Después de esta operación, el aire es más saludable dentro que fuera de ella. Además un equipo limpia el espacio a diario», señala.

Para Monoprix, por su parte, la ubicación de estas cabinas en sus supermercados es parte de la estrategia que la marca ha iniciado en los últimos años orientada a transformar sus tiendas «en lugares reales de vida«.

Fuente: foodretail.es