A partir del 10 de mayo seguirá aplicando las restricciones del semáforo de acuerdo «a los datos» del Covid

Con el paso de hoja en el calendario y el adiós, en principio, al estado de alarma a partir del 10 de mayo, ¿decaerán también todas las restricciones que hay ahora para intentar controlar el avance del Covid-19? ¿Se pasará en Castilla y León de una situación de límite horario, de máximo de personas en reuniones y aforos limitados a una sin coto? No del todo. La intención de la Junta es mantener restricciones en el nuevo escenario y, de hecho, ya tiene «encima de la mesa» algunas como el límite horario de apertura en comercios y hostelería.

Un asunto «complejo» que hasta ahora no se había explorado, según reconoció ayer la consejera de Sanidad, Verónica Casado, pues «tiene que ser estudiado por los servicios jurídicos», que ya lo están analizando. Aunque prefirió no avanzar más en este sentido, ya que «no» hay decisión alguna adoptada aún en firme y todo dependerá el marco jurídico que rija a partir de ese momento. La Junta lo hará a través de órdenes con las que pueda regular cuestiones como el aforo en los locales, como ya lo hizo el pasado verano, cuando no había tampoco estado de alarma y los bares no pudieron abrir al cien por cien de su capacidad, además de fijarse ya entonces una hora máxima de cierre. Eso sí, todo lo relativo a limitación de derechos fundamentales como puede ser la movilidad ahora restringida por los cierres perimetrales o el toque de queda, así como el derecho de reunión, deberá contar con el respaldo judicial en caso de acordarse.javascript:false 

«Es una pena» no contar con una Ley de Salud Pública que lo ampare, lamentó la consejera, quien recordó que la actual, de época «preautonómica», ni siquiera contempla las pandemias.

95%, cepa británica

Lo que está claro es que a partir del 10 de mayo habrá limitaciones. «Vamos a seguir aplicando el semáforo» acordado en el Consejo Interterritorial de Salud por comunidades y Ministerio de Sanidad, y conforme al cual «intentaremos en todo lo posible» aplicar las restricciones fijadas de acuerdo a la incidencia del virus, apuntó Casado. «Tenemos que ir de la mano de los datos», recalcó Casado.

Y es que «estamos bien, no vamos mal, pero, pero todavía hay muchos contagios», advirtió la titular de Sanidad. La variante británica -más contagiosa- supone más del 95,23% de los contagios. Otros 183 nuevos casos notificados ayer en Castilla y León, donde la incidencia acumulada sigue de media en riesgo alto, con 194 casos por 100.000 habitantes en los últimos catorce días y 91 a siete días vista. Con dos extremos: mientras Ávila y Zamora se encuentran en riesgo bajo, con tasas algo por encima del centenar en las últimas dos semanas; Burgos y Segovia continúan en «muy alto», superando los 280 y 350, respectivamente.

Y pese a ese mejor escenario de Ávila y Zamora, la consejera incidió en que «hay que ser cautos», por lo que será una vez decaiga el estado de alarma cuando «se valorará si pueden pasar a nivel tres» y aliviar restricciones, sobre todo en lo relativo a aforos. «Mientras haya sitios con situación compleja, hay que ser prudentes», recalcó Casado.

Fuente: ABC