Cómo se plantea el sistema de cotización por ingresos reales que podría aprobarse en 2022.

La cotización por ingresos reales de los trabajadores autónomos es una medida que lleva años coleando. De hecho, la primera vez que se hablaba de su implantación fue en 2019. El pasado 2020 parecía que iba a ser el año en el que, por fin se aprobara, pero con la pandemia, se aplazó de nuevo.

A finales del pasado mes de febrero, el ministro Escrivá volvió a retomar el tema, con la idea de implantar el sistema de cara a 2022, aunque con una serie de cambios con respecto a los tramos iniciales. Por su parte, las principales asociaciones de autónomos se han pronunciado sobre el asunto y presentan sus propuestas. A continuación, vamos a ver cuál es la situación actual y qué plantea cada una de las partes.

Hasta trece tramos en la cotización por ingresos reales de los autónomos

La necesidad de cambiar el sistema de cotización de los autónomos nace de la situación de la mayoría (más del 80%) de los autónomos, que cotizan por la base mínima. Pagan una cuota mensual más baja, pero las prestaciones por incapacidad laboral o la pensión de jubilación son mucho peores que las de los asalariados. Además, este sistema no tiene en cuenta si un autónomo ingresa más o menos, sino que elegida la base, da igual lo que ingrese que deberá pagar lo mismo. Por ello, la primera propuesta que se hizo incluía cuatro tramos:

  • Cotización por 932 euros para los que no superen el salario mínimo.
  • Segundo tramo de 945 euros con un 33,7% de coberturas sociales.
  • Cotización de 990 euros de base con un 31,8% de coberturas sociales.
  • Base de 1.050 euros de base y un 31,2% de coberturas.

Estos tramos se han ido incrementando en función de nuevas propuestas y las bases de cotización. Además, se aprobaron otras medidas, como la posibilidad de modificar hasta cuatro veces al año el tipo de cotización o poder darse de alta y de baja en un mismo año en el RETA para ayudar a los autónomos de temporada.

Pues bien, el gobierno ahora plantea la posibilidad que estos tramos pasen a ser trece. Es decir, que los autónomos puedan escoger entre trece tramos diferentes de ingresos para elegir su tipo de cotización. Además, la posibilidad de cambiar su base se mantendrá y hasta podrá pasar de cuatro a seis veces al año.

Como ya ocurrió con las propuestas anteriores, las asociaciones de autónomos más importantes han presentado sus propias propuestas.

El planteamiento de ATA y UPTA

La Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) y la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) están de acuerdo y proponen un sistema común. Ambas organizaciones proponen un sistema, a su juicio, más justo, contributivo y solidario.

El objetivo principal de ATA y UPTA es recuperar el diálogo entre las representaciones del colectivo y el ministerio para poder resolver todas las modificaciones de forma consensuada. Su propuesta de tramos para la cotización por ingresos reales beneficia especialmente a los trabajadores por cuenta propia que los tienen más bajos. Sin embargo, defienden que su propuesta es más justa porque actualmente los parámetros son los mismos para un autónomo con ingresos millonarios que para uno con éstos muy reducidos. Por ello, estas asociaciones proponen la creación de una Comisión de Expertos en materia de Seguridad Social que se encargue de establecer las modificaciones del sistema de manera paralela a las que se están realizando en la subcomisión del RETA. Los tramos que proponen son:

  • Autónomos con ingresos netos inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI) abonarán una cuota de 50 euros al mes durante dos años máximo.
  • Ingresos entre el SMI y 30.000 euros netos al año, pueden mantener su cotización actual y escoger voluntariamente si quieren cotizar por la mínima o la máxima.
  • Rendimientos netos anuales entre los 30.000 y los 40.000 euros pueden elegir sobre una base equivalente a la del Grupo 1 del Régimen General.
  • Entre 40.000 y 60.000 euros la base será 1,5 veces la mínima establecida en el RETA que corresponda.
  • Más de 60.000 euros anuales, obligatoriamente mínimo el equivalente a dos veces la base mínima del RETA.

En el planteamiento de estas organizaciones se incluye la bonificación del 100% de la cuota para los autónomos con situación de incapacidad temporal. Por su parte, aquellos autónomos que quieran elevar su base de cotización, recibirían un incentivo fiscal de igual manera que ya gozan las aportaciones a los planes de pensiones privados.

UATAE baja los rendimientos netos

Por su parte, La Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE) propone un sistema en el que siete de cada diez autónomos pagarán igual o menos que actualmente. En ese sentido, los autónomos con ingresos netos anuales por debajo de los 12.000 euros tendrían una rebaja del 50%. Entre 12.000 y 15.000 euros netos anuales, un 25% menos. El 15% ya cotiza por bases más altas, por lo que pagarían lo mismo; y después se establecería un sistema progresivo hasta superar los 45.000 euros, que sería la base más alta.

Fuente: Cinco Días