LA RECREACIÓN DE VIEJOS COMERCIOS HA CORRIDO A CARGO DE LA PINTORA GARBIÑE BASARTE

Estella cuenta ya con los diez murales de la pintora local Garbiñe Basarte. Un trabajo solicitado por el Ayuntamiento que adornan ya la calle Escultor Imberto. Unas pinturas que recrean los 23 metros lineales de esta vía y que cubren alrededor de 115 m?2; de las paredes. Basarte ha recreado varios viejos escaparates de la ciudad, la mayoría desaparecidos, como la Botería Díaz de Cerio, Ultramarinos Finos, Licores Fernández o Librería Felipe y otros que se mantienen todavía, como la discoteca Trovador o el comercio de antigüedades Peral. Viejos escaparates que formaron parte de la ciudad del Ega y que hoy han renacido en el centro de la misma.

«La idea es embellecer la ciudad recreando los orígenes comerciales y además hacerlo ahora que el comercio está atravesando un difícil momento con la pandemia y es una manera de destacar su importancia; recordar que están ahí y que es muy importante que hagamos nuestras compra en los comercios locales», señaló el concejal de Servicios, Jorge Crespo.

La iniciativa ha gustado y prueba de ello es que desde el Ayuntamiento quieren llevarla a otras zonas y hacerlo con el arte de autores locales como herramienta. «Se consiguen tres cosas a la vez», insistió Crespo, «recuperar el patrimonio inmaterial a la vez que se recuerda una parte de la historia de la ciudad. También el embellecimiento de la misma al tiempo que se apoya a artistas locales». Este es el caso de Garbiñe Basarte que con un presupuesto de 2.500 euros ha sido capaz de llevar a cabo esta actuación urbana en el centro de la Vieja Lizarra. Crespo, se mostró partidario de continuar con la iniciativa incluso a pesar de que «hemos descartado varias fotos pero ahora tenemos otras muy bonitas que podrían seguir adornando nuestra ciudad y seguramente habrá muchas más».

Fuente: noticiasdenavarra