El consistorio estudia reservar zonas para operadores postales de paquetería previa obtención de licencia

El objetivo es favorecer al comercio tradicional con una tasa a las firmas de venta por internet por el uso intensivo de la vía pública y de los estacionamientos de carga y descarga con furgonetas

El Ayuntamiento de Barcelona prepara una tasa para gravar el creciente reparto de productos a domicilio en la ciudad. La medida pretende gestionar el creciente impacto de las ventas ‘on line’ y la proliferación de vehículos de más de dos ruedas, por ejemplo furgonetas, que estacionan para la entrega de paquetes a domicilio. El consistorio de izquierdas de la ciudad pretende así defender la estructura comercial tradicional y al pequeño comercio ante el auge del comercio ‘on line’ y de las plataformas multinacionales como Amazon o Aliexpress. Un dictamen realizado por expertos de la Universidad Carlos III de Madrid ha dibujado las grandes líneas del texto legal, que debe ser discutido en el seno del Ayuntamiento. 

Leer noticia completa: El Periódico