Calviño confirma que mañana el Consejo de Ministros aprobará una modificación del real decreto que permitirá a las regiones aumentar su lista de cerca de un centenar de sectores más más afectados por la pandemia

El Gobierno lanzó una lista con cerca de cien sectores afectados por la pandemia del coronavirus que dejaba fuera a algunos negocios como peluquerías, centros de estética o autoescuelas. Por ello, ha decidido abrir la mano y que sean las comunidades autónomas las que decidan en último término a quién destinan estos 7.000 millones de ayudas directas, ampliando así la lista de los 100 sectores publicada hace unas semanas en el BOE. La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, así lo confirmó este lunes durante su intervención en un encuentro organizado por los Analistas Financieros Internacionales (AFI).

Calviño explicó que este martes el Consejo de Ministros aprobará la modificación del real decreto para «dar un mayor margen» a las comunidades autónomas en las ayudas a sectores particularmente afectados en su territorio. De esta forma, serán las autonomías las encargadas de gestionar los fondos que, según cada territorio, serán de una cuantía diferente.

También la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, confirmó este dato en una intervención paralela durante la presentación del plan de Turismo sostenible en Lanzarote. Maroto indicó que las comunidades podrán abrir el abanico de sectores a quien darles las ayudas, incluso incluir algunos ya afectados en 2019 por circunstancias extraordinarias, por ejemplo por la crisis de Thomas Cook, hasta ahora excluidas de las ayudas. «Esta mejora es muy importante para los operadores turísticos de Canarias y Baleares, que se podrán beneficiar de las ayudas directas», señaló la titular de Turismo.

La vicepresidenta, por su parte, justificó este cambio en el real decreto porque el apoyo a las empresas se engloba en uno de los cuatro objetivos fundamentales del Gobierno ante la crisis, que es prevenir una destrucción estructural del tejido productivo y el empleo que pueda suponer un lastre para la recuperación económica. El Ministerio de Hacienda remitió el pasado viernes a las comunidades autónomas los convenios que regulan la colaboración para poner en marcha los 7.000 millones y les pide que tramiten la firma de dichos convenios con carácter de urgencia.

Según el texto aprobado por el Gobierno, casi la mitad de los 7.000 millones irán a Canarias, Andalucía y Cataluña. La cuarta comunidad más beneficiada del reparto será Baleares, seguida de Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana. Las que menos recibirán serán Extremadura, Navarra, Cantabria, La Rioja, Ceuta y Melilla. Y entre las 95 actividades que figuraban en el listado original destacaban el comercio al por mayor y minorista, los taxistas, el transporte aéreo, hoteles, restaurantes, cines, alquiler de coches, agencias de viajes, gimnasios o parques de atracciones, entre muchas otros.

«Modernizar» el control normativo de la UE

Durante su intervención, Calviño también abogó por «adaptar y modernizar» el marco normativo de control de ayudas públicas de la UE para acompañar al proceso de los planes de recuperación. «La Comisión Europea es muy consciente de que necesitamos adaptar el marco a las necesidades de despliegue de los proyectos del plan», dijo la ministra, que avanzó que actualmente se encuentra en diálogo con la Comisión Europea para que de cara a la presentación formal del plan de recuperación las próximas semanas, el Gobierno ya tenga resueltas algunas de las autorizaciones que son precisas para algunos de los proyectos.

Además, la Comisión debe abordar cómo encajar los PERTE, los proyectos para la recuperación, que por su «envergadura y complejidad» tienen unas características que tienen que ser consideradas para evaluar las ayudas de estado.

Fuente: El Comercio