Ha sido un sector esencial y presencial, con lo que crece en superficie, frente al cierre en otros sectores del comercio

Pocos sectores dentro del comercio han podido aguantar el chaparrón de la pandemia. El textil empezó 2020 con más de 51.000 tiendas y acabó el año con poco más de 39.500, un 23% menos. El sector alimentario, por el contrario, sí ha resistido y ha aumentado su red de tiendas, gracias a que fue el único dentro del comercio que no se vio obligado a cerrar durante la cuarentena y ha padecido en menor medida las restricciones.

Ha acabado el año con un 2,1% más de superficie y número de establecimiento..

Leer noticia completa: El Mundo