Algunos de los cambios que han llegado con la pandemia están relacionados con la forma de comprar de los usuarios. Sin embargo, hay algunos hábitos que se llevan a cabo a la hora de pagar que no se han perdido.

Durante las primeras semanas de la pandemia y particularmente durante el periodo de confinamiento domiciliario, no solo cambió la forma en que pagamos en España, sino que cambió prácticamente todo lo que antes de ese momento era cotidiano. Durante la desescalada y en los meses posteriores hasta cumplir algo más de un año de emergencia sanitaria, poco a poco fuimos recuperando algunos de los hábitos anteriores, muchos de en nuestra condición de consumidores y usuarios de servicios.

Los pagos desde cuenta son utilizados por más gente, mientras que el dinero en efectivo y los pagos con tarjeta se mantienen prácticamente inalterados

La forma en la que pagamos por los bienes y servicios que consumimos o contratamos de forma cotidiana ha cambiado poco en términos generales, si bien destacan un par de cambios significativos.

Hemos sido capaces de abandonar parcialmente el hábito que tan incorporado teníamos como sociedad hasta el año 2020 de pagar en efectivo, pero se encuentra aún muy presente en el día a día de un gran número de personas.

Tanto es así, que la investigación de mercado que realiza cada año Minsait Payments en su Informe sobre Tendencias en Medios de Pago, que en su décima edición de 2020 incorporó preguntas para entender cómo la COVID-19 estaba afectando la adopción y el uso que la población hace de los medios de pago cotidianos a su disposición, desveló que el 81% de los bancarizados internautas españoles (entrevistados en agosto-septiembre de 2020) siguen utilizando el dinero en efectivo, apenas un punto por debajo de lo declarado un año antes, en pre-pandemia. Algo similar se observa en el pago con tarjeta, cuya adopción por la población apenas se mueve un punto (del 83,7% al 84,8%). Sí se observa un cambio significativo en la adopción de los pagos desde cuenta (transferencias y débitos directos, principalmente el primero de ellos), utilizados hoy de forma habitual por cerca del 60% de la población, diez puntos por encima de lo que se utilizaban un año antes.

¿Ha cambiado la pandemia la forma en que pagamos en España?

Ningún medio de pago ha visto modificado su reconocimiento como medio de pago principal salvo, tímidamente, el dinero en efectivo, que aún lo es para el 22%.

Se observan tres comportamientos en el cambio en la frecuencia de uso de los medios de pago cotidianos: una reducción de la frecuencia o abandono del dinero en efectivo (declarada por el 70% de la población); un aumento de la frecuencia de uso de tarjetas (59%), billeteras (57%), y app de pago entre particulares (58%); y el mantenimiento de la frecuencia de uso de los pagos desde cuenta (72%) y las tarjetas de pago virtual (50%).

Preguntados por el medio de pago principal (aquel utilizado para realizar la mayor parte de los gastos cotidianos), apenas se constatan cambios desde el último año pre-pandemia, salvo por la caída en 5 puntos del efectivo que aún lo es, no obstante, para el 22% de la población española. Las tarjetas se mantienen como medio de pago principal para el 60% de la población mientras que el pago desde cuenta apenas lo es para el 7%.

¿Ha cambiado la pandemia la forma en que pagamos en España?

Los pagos móviles entre particulares se convierten en una nueva forma de pagar que la pandemia consolida; el pago móvil en comercio muestra un crecimiento más tímido.

Espectacular ha sido el crecimiento en el uso de las apps de pago entre particulares, que en España tiene nombre propio; un 46% de los bancarizados internautas las ha utilizado, dato que contrasta con el uso de las apps de pago en puntos de venta, que apenas son utilizadas por el 12% de la población.

Ante esta dualidad en el uso de apps de pago móvil (P2P y P2B), los españoles aluden como obstáculos el no encontrarlo necesario (37%) y existir cierta desconfianza en este tipo de soluciones de pago móvil P2B (27%), que en España predominan en la modalidad NFC (acercando el móvil al TPV como si fuera una tarjeta), a diferencia de otros países donde el pago móvil en comercios con código QR o el pago In-app se encuentran más extendidos.

El móvil se convierte en el establecimiento de compra online alternativo al ordenador personal, y la tarjeta se mantiene como medio de pago casi exclusivo en este canal

Las compras online han experimentado un crecimiento espectacular durante 2020 –salvo en los segmentos que, por razones obvias asociadas a las restricciones de movilidad han visto muy limitadas sus ventas, como el turismo y viajes- como espectacular ha sido el cambio observado en el dispositivo desde el cual se realiza la compra: el teléfono móvil aumenta su protagonismo frente al ordenador personal, y prácticamente se equiparan en uso, desde una posición de desventaja de casi 20 puntos en 2019.

El medio de pago más habitual en las compras online sigue siendo la tarjeta de pago, utilizada por casi 9 de cada 10 compradores en ecommerce que, no obstante, la combinan, aún de forma tímida, con los pagos desde cuenta

La pandemia sí ha cambiado la forma en la que “vamos al banco”

¿Ha cambiado la pandemia la forma en que pagamos en España?

Más del 80% de los clientes internautas de las entidades financieras españolas tienen instalada la app de banca móvil, y más de dos tercios declara utilizarla todas las semanas (de estos, un tercio la utiliza todos los días).

Fuente: El País

Etiquetas: