Los grandes de la distribución adaptan su oferta y sus tiendas a la pandemia

El sector de la moda tuvo que adaptarse a un entorno muy adverso durante los meses más duros de la pandemia. Tiendas cerradas, mucha gente trabajando en pijama y la ausencia de vida y actos sociales han tocado los cimientos de uno de los modelos de negocio más exitosos a nivel mundial, el de la gran distribución textil. Pero los grandes grupos han sabido reaccionar y han apostado por nuevas vías de producto y negocio, que van desde acelerar todavía más la venta online a lanzar nuevas gamas de producto, en ocasiones invadiendo sectores y nichos hasta hace poco ajenos.

Hogar, dulce hogar

La casa es ahora el centro del mundo y la nueva gallina de los huevos de oro. Por ello, firmas como Mango o Uniqlo han dado sus primeros pasos en esa línea. La firma catalana lanza hoy mismo su primera colección de hogar, que incluye ropa de cama, toallas, velas, cojines y una línea de homewear para dormir y estar en casa. Por su parte, la casa japonesa ha lanzado una nueva línea de ropa de cama con su popular tejido Airism, un tejido técnico que ofrece máxima transpiración y que estaba presente en ropa interior, ropa deportiva y ahora también en una colección de mascarillas. Uniqlo también ha ampliado la gama de pijamas y ropa de hogar, con un lugar destacado en sus tiendas.

Todos a correr

Si los taconazos parecen una reliquia del pasado y han perdido la batalla con las deportivas, en la ropa se impone la comodidad de las prendas deportivas. “Los clientes nos pedían prendas más cómodas y hemos ampliado la gama de ropa con tejidos técnicos y con patrones más amplios en nuestra línea LifeWear, que creemos que se adapta muy bien a la nueva situación del mercado”, resumía hace pocos días el responsable de la nueva apertura de Uniqlo en La Maquinista. Por su parte, Zara lanzó el pasado mes de septiembre la nueva línea New comfort, en la que las sudaderas de algodón y las mallas de licra son las reinas. También Mango lanzó hace pocas semanas su segunda colección Activewear, tras una primera incursión a la vuelta del pasado verano.

Adiós a los límites

Mientras la cadena de lencería Women’s Secret firma acuerdos con marcas independientes como Mr. Boho (gafas de sol) o Mamalicious (moda premamá), Oysho se convierte en una academia de cursos de yoga y meditación online con millones de seguidores en todo el mundo. En la web de Zara Home se puede encontrar deliciosas recetas de comida sana y Massimo Dutti lanza una nueva línea de perfumes y cosmética. Las grandes cadenas de la distribución rompen barreras y se atreven a innovar más que nunca.

Fuente: La Vanguardia