El objetivo de estas ayudas es paliar los efectos de la crisis derivada de la pandemia de la COVID-19 en un sector estratégico


El Consell ha aprobado el Decreto de Ayudas a las Administraciones Locales Valencianas en materia de comercio y artesanía




El Pleno del Consell, a propuesta de la Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, ha aprobado el Decreto de Ayudas Extraordinarias a las Administraciones Locales Valencianas en materia de comercio y artesanía.

El objetivo de estas ayudas es paliar los efectos de la crisis derivada de la pandemia de la COVID-19, tras el éxito de la convocatoria de ayudas a las entidades locales, realizada con el Decreto 157/2020, del pasado 16 de octubre, del Consell para el mismo objetivo.

La dotación de estas ayudas asciende a un importe global máximo de 5.000.000 euros. Todas las ayudas convocadas se subvencionarán con el 50% de los gastos realizados por todas las entidades locales en las actuaciones subvencionables, hasta un máximo de subvención de 150.000 euros. Podrán ser beneficiarias de las ayudas únicamente las siguientes entidades locales valencianas: ayuntamientos, mancomunidades y entidades locales menores.

Este decreto regula la concesión directa de ayudas extraordinarias a las entidades locales valencianas, para incentivar acciones promocionales dirigidas al consumo en el comercio local.

También contemplan los gastos corrientes relacionados con la actividad comercial y artesana derivadas de la crisis de la COVID-19; las ayudas a establecimientos comerciales y artesanos y asociaciones profesionales comerciales y artesanas; así como los gastos corrientes relacionados con la actividad de mercados municipales y mercados de venta no sedentaria.

Se considerarán subvencionables los siguientes gastos corrientes realizadas por las entidades locales valencianas, de menos de 30.000 habitantes: gastos en productos y servicios de medidas de protección, prevención e higiene necesarias para garantizar la seguridad del personal propio, de las personas comerciantes y empleadas, y del público en general, en mercados municipales, mercados de venta no sedentaria y otros espacios en que se desarrolla actividad comercial, excluyendo la realización otras actividades por parte de las entidades locales.

También se subvencionarán los gastos necesarios para la puesta en marcha de servicios logísticos de proximidad como es el reparto a domicilio, tanto en equipamiento y programas informáticos, como en alquiler de vehículos o contratación de personal. Igualmente, será subvencionable la contratación de empresas de distribución para la realización de este servicio.

El decreto también incluye ayudas para los gastos destinados al impulso de la digitalización del comercio y la implantación y acceso a plataformas de venta en línea de los comercios y empresas artesanas del municipio; los gastos destinados a permitir la apertura al público de los mercados municipales o de los mercados de venta no sedentaria, como por ejemplo publicidad, rotulación, señalización, megafonía, vigilancia, seguridad, limpieza y otras directamente relacionadas con esta actividad.

Además, se incluye el apoyo mediante subvenciones a las empresas comerciales y artesanas de la localidad o ámbito territorial correspondiente de: los gastos corrientes relacionados con la COVID-19 en productos y servicios de medidas de protección, prevención e higiene necesarias para garantizar la seguridad del personal en los establecimientos comerciales.

Asimismo, se incluyen los gastos corrientes necesarios para la puesta en marcha de servicios logísticos de proximidad como es el reparto a domicilio o el impulso de la digitalización del comercio y la implantación y acceso a plataformas de venta en línea y los gastos corrientes relacionados con la actividad comercial, como por ejemplo alquileres de locales, seguros, suministros, y otros directamente relacionadas con esta actividad.

También se va a proporcionar apoyo mediante subvenciones a las asociaciones empresariales comerciales o artesanas de la localidad o ámbito territorial correspondiente, a la puesta en marcha de servicios logísticos de proximidad como es el reparto a domicilio o el impulso de la digitalización del comercio, la implantación y acceso a plataformas de venta en línea así como las acciones de fomento del consumo en comercio local.

Bonos de comercio

En el caso de las poblaciones de más de 30.000 habitantes podrán acceder a las ayudas, con la concesión, únicamente, de subvenciones para las acciones de fomento del consumo en el comercio local; los llamados bonos de comercio, que pueden consistir en diferentes tipos de incentivos económicos.

El objetivo en estos municipios más grandes es promocionar y fomentar el consumo en el comercio local y tratar de acelerar la recuperación económica ya que disponen de un mayor número de comercios.

El comercio, un sector estratégico

Es importante destacar que el sector comercial valenciano tiene un carácter estratégico para la Comunitat Valenciana por su importancia económica y social, puesto que supone el 6% del PIB y un tejido empresarial de 60.165 empresas que operan en el territorio valenciano.

El comercio detallista es el eslabón final de una cadena de distribución que presta servicios indispensables para la calidad de vida y el desarrollo económico regional y local con 51.574 puntos de venta y una generación, en 2020, de 188.605 afiliaciones a la Seguridad Social.

Este tejido comercial y artesano se podría ver afectado en gran medida por la crisis ocasionada por la pandemia, que ha provocado la suspensión temporal de la actividad de más del 85% de los negocios y la restricción en sus aforos y horarios de apertura al público, con la consiguiente pérdida de ocupaciones y que se enfrentan a un futuro incierto.

Es una prioridad para la Generalitat el apoyo al comercio de proximidad y la artesanía, en el marco de una economía equilibrada y responsable, que contribuya a la mejora de la competitividad de las empresas comerciales y la adaptación a los cambios del mercado, mejorando la eficiencia, la gestión y la productividad, especialmente de las pequeñas empresas.

Fuente: GVA