Más de 77.000 consumidores utilizaron la bonificación en los primeros 8 días

El comercio que sigue en pie después de un año largo de cierres y restricciones empieza a recuperarse. Lo dice el INE (Instituto Nacional de Estadística), que atribuye al sector minorista gallego un incremento de ventas del 19 % en marzo, eso sí, comparándolo con marzo del 2020, mes en que se decretó el estado de alarma y a partir del día 15, el cierre del comercio no esencial.

La base comparable es muy baja, pero el sector constata un ligero cambio de tendencia, que puede deberse a que la confianza del consumidor subió 4,7 puntos en abril en relación al mes anterior, su mejor dato desde febrero de 2020, justo antes de la llegada de la pandemia, según desveló la semana pasada el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Y en este contexto, bonificaciones al consumo como el bono regalo de 30 euros que ha puesto en circulación la Xunta para incentivar las compras en el comercio local también ayudan. En apenas ocho días, desde el 3 de marzo, fecha de arranque de esta campaña, un total de 77.159 gallegos han solicitado el bono, lo que suma un importe de algo más de 2,3 millones de euros en ayudas. El efecto de estas compras bonificadas ha movilizado ventas por valor de más de 11 millones de euros.

7 meses para gastar

Y esto solo en el comienzo, porque este programa para impulsar el pequeño comercio dura hasta el 31 de diciembre, tiene un presupuesto de 10 millones de euros y la previsión es que movilice más de 55 millones de euros en compras en el sector minorista local. Hay 4.408 comercios repartidos por 192 municipios de toda Galicia en los que se puede canjear el bono de 30 euros, previamente descargado en la siguiente dirección de Internet: www.bonosactivacomercio.gal (el plazo para obtener el cheque se ha prolongado hasta el 31 de mayo, aunque no caduca hasta diciembre). Según datos de la Consellería de Economía e Industria, actualizados a fecha del 10 de mayo, por provincias, los consumidores de A Coruña podrán utilizar el bono de descuento en 1.668 comercios que se han adherido a esta campaña; los de Pontevedra, pueden elegir entre 1.425 tiendas; en Lugo se suman 706 negocios, y en Ourense participan 609.

Desde el sector la bonificación se considera una buena medida, por su capacidad de llevar consumidores a las tiendas. «Es un aliciente, lo importante es que para canjear esos 30 euros es necesario hacer un gasto, y una compra puede tirar de otra compra más», afirman desde la patronal gallega del comercio.

 Centros comerciales

La medida también favorece a las tiendas situadas en centros comerciales, un sector que acumula un descenso de la afluencia de visitantes del 36,8 % si se comparan los 4 primeros meses del 2021 con el mismo período del 2019. Según datos del sector, en enero el número de visitantes cayó un 28,5 % por la imposición de las restricciones derivadas de la crisis sanitaria. En febrero retrocedió otro 24,9 %; en marzo, coincidiendo con las reaperturas, creció un 30,3% y en abril volvió a retroceder un 1 %.

De cara a los próximos meses, los comerciantes se muestran más optimistas en cuanto a la evolución del negocio gracias al levantamiento del estado de alarma el pasado fin de semana, lo que permitirá aún más desplazamientos y llegadas de turistas, así como por el previsible avance en la vacunación, Dice la consultora Kantar, que el 64 % de los españoles creen que pueden mantener sus niveles de consumo, un porcentaje que se ha recuperado tras el impacto del estado de alarma.

El negocio de la moda se desploma un 40 % hasta abril

Si hay un sector dentro del comercio que se está llevando la peor parte de esta pandemia es ese es el negocio de la moda, que continúa lejos de la remontada. En abril, las ventas en las tiendas especializadas en ropa, textil hogar y complementos se hundieron un 30,2 % respecto al 2019, según datos provisionales del Indicador del Comercio de Moda, que elabora la Asociación Empresarial del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex). Con este nuevo descenso, el sector acumula una caída de las ventas del 40,4 % respecto a antes del covid-19.

Dice la patronal que abril del 2020 fue el mes más negro para la historia reciente del comercio en España, y eso porque, recuerda Acotex, las tiendas físicas no esenciales no pudieron abrir ni un solo día debido al estado de alarma, declarado el 14 de marzo. En abril del año pasado, el canal online apenas pudo salvar el 10 % de las ventas de moda en España. En conjunto (e-commerce y tiendas físicas) el sector anotó un desplome del 89,5 %, el mayor desde que hay registros.https://e7ce11f0239c526edf99746073b0c54f.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

Pese a la reapertura, las ventas se mantuvieron cada mes por debajo del año anterior, con descensos de entre el 22,5 % de julio y el 37,3% de octubre, cerrando el año con una caída del 39,8%. Con el arranque del 2021 y las nuevas restricciones impuestas en varias comunidades autónomas para frenar la tercera ola de la pandemia, los descensos de ventas de textil y moda volvieron a batir récords. En enero, el sector registró una caída interanual del 53,2 % y en febrero cayó otro 41,5 %. En marzo se disparó un 116,3 % debido de nuevo a la baja base comparable, aunque respecto al 2019 anotó un descenso del 38,1%, apunta la patronal del comercio textil.

 Ayudas para despedir

«El sector sigue en una profunda crisis motivada principalmente por la pandemia, a lo que se suma un retraso en la vacunación» denunció ayer Acotex. Demanda la condonación de impuestos y cuotas de la Seguridad Social; una reducción del IVA para reactivar el consumo, una moratoria en el pago de los préstamos avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO); una «solución» para el pago de alquileres y flexibilidad laboral. «Es impensable mantener las plantillas con las actuales ventas, por lo que tenemos que adecuar las plantillas al momento actual y para ello necesitamos de ayudas para poder despedir; porque, de lo contrario, las empresas tendrán que cerrar definitivamente», dice Acotex.

Fuente: La Voz de Galicia