Las patronales denuncian que en ninguna comunidad autónoma han llegado las ayudas a fondo perdido a los comerciantes

El comercio critica la propuesta del Congreso de limitar a 1.000 euros el pago en efectivo. Esta medida, que se ha introducido a través de una enmienda del grupo socialista en la Ley contra el fraude fiscal, se envió ayer al Senado.

El director general de la patronal de gran distribución (Anged) Javier Millán-Astray, el presidente de la patronal  textil y moda (Acotex) Eduardo Zamáloca y el secretario general de la patronal del pequeño comercio (CEC), Carlos Moreno-Figueroa, han expuesto este miércoles en un  encuentro virtual que «el 83% de las operaciones de compra se hacen en efectivo», según los datos del Banco Central Europeo (BCE).

En opinión de las tres patronales, «el dinero emitido en efectivo es un medio de pago emitido y garantizado por los Estados». De ahí, que «el sector de comercio señala que no se puede poner  bajo sospecha de delito el uso de la moneda en curso legal por parte de los ciudadanos».

Compras
Ocho de cada 10 son en efectivo

 Millán-Astray ha subrayado que «ocho de cada diez operaciones comerciales se realizan en efectivo y más de un 40% de los españoles considera muy importante tener acceso a este medio de pago». Incluso Moreno – Figueroa ha destacado que «hasta un 30% de la compra de grandes electrodomésticos se pagan en efectivo», aunque parezca una paradoja.

El primer limite de pagar en efectivo lo impuso el anterior ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que impuso el limite de 2.500 euros y ahora el PSOE  pretende rebajar el pago a 1.000 euros. La medida tiene que debatirse en la Cámara Alta y desde las patronales destacan que «es una medida ideológica», que se aprobó en la Comisión de Hacienda  con desconocimiento de las comisiones de Industria y Consumo. En otros países europeos, según las patronales, existen limites, pero con importes más altos.

Los directivos han recordado que la pandemia ha provocado que se hayan perdido 60.000 empleos y se han quedado por el camino más de 20.000 millones de facturación en el comercio. «En algunas categorías como la moda, complementos o bienes de equipo de personal, las ventas acumulan meses de caídas a doble digito», aseguran en Anged.

Para el presidente de las empresas de gran distribución, «limitar los pagos en efectivo a  1.000 euros supone una barrera innecesaria al consumo».

Ayudas a fondo perdido
No llegan a los comerciantes

Otro de los temas que los directivos han puesto sobre la mesa es que los 11.000 millones que el Gobierno dispuso para las empresas a fondo perdido no están llegando a los comercios. En opinión de Eduardo Zamáloca, «las ayudas llegan tarde y el formato que se ha establecido es pésimo». A lo que ha añadido. «Que ninguna comunidad autónoma está pagando todavía».

Zamáloca ha destacado que el comercio va a luchar porque la medida se paralice en el Senado, con alguna enmienda. Por el momento, se desconoce cuando entraría la nueva norma en vigor, puesto que tiene que volver al Congreso de los Diputados y ser votada.  Para Moreno- Figueroa «si la medida sigue adelante se hunde más  el consumo».

Fuente: La Vanguardia