Los comerciantes creen que es una buena manera de visibilizar el género

Este fin de semana se celebró las primeras jornadas de El comercio sale a la calle, la nueva iniciativa del Ayuntamiento de Pamplona y las asociaciones de comerciantes que busca incentivar el consumo en pequeños establecimientos de la ciudad. El comercio sale a la calle consiste en exponer los productos a las afueras de las tiendas con el objetivo de llamar la atención de los paseantes y también acercar la oferta de los comercios de proximidad. Está previsto que el programa se celebre una vez al mes durante el viernes por la tarde y el sábado por la mañana.

Ernesto Riadigos, dueño de Ibilikari, en Estafeta 72, comentó que se había adherido a la iniciativa porque «hay que salir a la calle porque dentro de las tiendas no entra nadie». A pesar de la dura realidad que está padeciendo el pequeño comercio, el dueño de esta tienda de camisetas y bisutería esperaba que la jornada fuese positiva: «Va a salir bien. Voy a ferias desde hace 20 años y sé que la calle es mucho mejor que una tienda». Por eso, reclamó al Ayuntamiento de Pamplona que alargara esta iniciativa. «Me gustaría que nos dejaran exponer en la calle todos los fines de semana porque con una sola vez al mes no hacemos nada», aseguró.

Metros más abajo, la tienda Gur Gur colocaba una mesa repleta de productos típicos navarros: txistorra, pimientos, chorizos, salchichón, aceites, huevo, patxaran… Natxo Ainzúa, dueño del establecimiento de gastronomía, afirmó que la iniciativa le parecía idónea porque «nos permite dar a conocer nuestros productos. Muchas veces, la gente pasea por la Estafeta, pero no ve lo que ofrecemos dentro. Y más en mi caso, que no tengo escaparate». Además de visibilizar los productos, añadió, «sirve para dar un poco de vida al Casco Viejo, que últimamente está sin vidilla«.

PESIMISMO Más allá fue Mila Gorráiz, dueña de la tienda de ropa Zarranz, al asegurar que «el Casco Viejo está hundido. No sé qué solución puede haber, pero yo llevo muchos años en la Estafeta y nunca la había conocido así». En la misma línea, señaló que la iniciativa permitía sacar el escaparate a la calle, pero que por ahora no estaba teniendo mucho éxito. «La gente pasa y a veces entra, pero es que estamos muy mal. Creo que el problema no es si sacar el género a la calle o no, sino que la gente ya nunca compra en el comercio local», lamentó.

Más positiva era Gotzone Barona, que regenta la tienda de ropa de jóvenes y mujeres Skaner Shop: «Ayer –por el viernes– fue bastante bien y hoy hace un día estupendo y bastante gente se acercará a echar un ojo», auguraba.

Fuente: noticiasdenavarra