Terrazas en aparcamientos, carriles bici temporales, menos transporte público, más paseos por el parque… Así ha cambiado la pandemia las urbes.

La covid ha trastocado el funcionamiento de las grandes poblaciones y la manera en que nos relacionamos con ellas. Los efectos son diversos. Ha bajado la movilidad, lo que se traduce en menos atascos y contaminación, pero le hemos cogido miedo al transporte colectivo. Hacemos menos trayectos al trabajo, estamos más en casa, vamos más a parques y menos a zonas de ocio. También ha mutado el espacio público: por ejemplo, hemos quitado sitio al coche para dárselo a las terrazas o para construir carriles bici. Algunos de estos cambios coyunturales anuncian claves que podrían seguir redibujando nuestro entorno en los próximos años.

Leer artículo completo: El País