También Ixiar Prieto tiene clara la necesidad de apostar por lo digital. «Esto va cada día a más. A nivel personal en nuestro comercio y en general. Las tendencias de consumo van por ahí».

Y teniéndolo tan claro, la apuesta ha sido firme. «No me acuerdo cuántos productos podría tener el pasado año, pero si tenía 30 ahora tengo más de 200 en la página», explica.

En el caso de Ixiar Prieto, «el mayor volumen de venta sigue estando en la tienda», muy conocida en su entorno. Pero pese a todo, «aunque no suponga una venta directa, la clienta ve el producto en el momento en las redes, bien descrito, con su precio y viene a la tienda».

«Ahora mismo acaba de venir una clienta a pedir un cinturón que había visto en la web y, aunque no lo había comprado por esa vía, sí ha se acercado aquí para adquirirlo», destaca Ixiar Prieto.

«Está funcionando, y mucho, como escaparate. También se empieza a vender, pero hay gente que todavía tiene miedo a comprar por Internet, yo lo veo. Pero está evolucionando a pasos agigantados y eso lo constato yo desde un pequeño comercio», afirma Prieto, que ya el pasado año apuntaba al papel que el pequeño comercio podía jugar a la hora de «quitar ese miedo a comprar online» por la confianza que ofrece a las personas con poca costumbre de hacerlo.

Prieto hace referencia también al interés que para las tiendas tiene que desde las administraciones se impulsen proyectos como Donostia Market Plaza, una plataforma en la que el pequeño comercio saca al mercado digital sus productos.

«Las ayudas que se dan desde los estamentos públicos van en la línea de la digitalización», constata Prieto, que cuenta cómo funciona, en el caso de Zugasti Jantziak, este proceso. «En nuestro caso la clienta no entra directamente a la web, pero sí accede a nosotros a través las redes sociales. Yo noto claramente la diferencia de edad existente entre las usuarias de Facebook y las de Instagram y por eso las publicaciones las hago algo diferentes para ambas redes».

Las usuarias de Facebook, normalmente de más edad, «a veces pinchan el producto pero se quedan ahí», mientras que en el caso de las usuarias de Instagram, más jóvenes, resulta más habitual que rematen la compra por Internet: «La gente mayor, en nuestro caso, sigue comprando muy poco por Internet».

Mirando al futuro, Ixiar Prieto tiene clara la apuesta por lo digital. «En estos momentos es un complemento imprescindible, fundamental. Ahora mismo el 50% de lo que vendemos en la tienda es porque lo han visto en las redes sociales», afirma.

«No sé cómo lo pueden estar haciendo quienes no están digitalizados, porque la gente mayor, que es la que no usa las redes, ha frenado mucho el consumo por el miedo a salir y ahora mismo es fundamental», destaca Prieto. «Me parece alucinante que te esté diciendo esto porque me preguntas hace más de un año y te digo que para nada. Ahora, en cambio, meto más horas en la digitalización que en estar en la tienda vendiendo«.

Teniendo el comercio bien atendido, asegura que destina muchas horas a cuidar las redes. «Me meto en la cama a la noche con el portátil hasta que no puedo más de sueño. Y así todos los días. Es lo que hay», asegura taxativa.

Fuente: noticiasdegipuzkoa.eus