La digitalización ha sido y será clave para la supervivencia de las pymes. Pasados los momentos más complejos de la pandemia, nueve de cada diez pymes han seguido reforzando la presencia digital de sus negocios.

Sin ese proceso de transformación digital de las pymes, el 78% habría tenido que tomar decisiones drásticas como un cierre temporal, cese definitivo o despidos. Así lo revela el estudio ‘Digitalización de las pymes en el contexto de la pandemia COVID-19´, realizado por la plataforma global de comercio electrónico eBay y el Instituto IO Sondea de Investigación de Mercados entre más de 1.000 pymes de todo el país.

La actividad de los pequeños comercios nacionales ha estado marcada por la necesidad de reinventarse e innovar: durante el último año, siete de cada diez se han digitalizado. Las pymes han probado nuevos canales digitales como plataformas de comercio electrónico (86%) y han abierto perfiles en redes sociales para sus negocios (85%). De hecho, tal y como afirma la mayoría (83%), en determinados momentos han llegado a operar exclusivamente de forma online, una cifra que contrasta con el número de pequeñas empresas digitalizadas antes de la pandemia. Antes de marzo de 2020 sólo el 11% había apostado por el canal de venta online.

Gracias a la digitalización, las pymes han observado mejoras significativas como la posibilidad de mantener a la plantilla (43%); seguir con una actividad normal a pesar de las restricciones (42%); evitar tener que cerrar el negocio (38%); aumentar sus ventas (34%); o comenzar a exportar (32%).

Las pymes ponen fecha al fin de la crisis

Por otra parte, cada vez son más los pequeños comercios que creen que el canal online tendrá el mismo peso que el canal físico. Actualmente, el 76% de las pymes piensan esto, un porcentaje que aumenta un 6% en comparación con las pymes que hacían la misma afirmación hace un año. Además, una vez que termine la pandemia, la mayoría considera que la actividad online seguirá siendo imprescindible para mantener su negocio.

Haciendo balance tras un año de pandemia, el 93% de las pymes cree que el comercio electrónico puede ayudar al pequeño y mediano comercio porque, entre otras cosas, permite vender en más mercados.

Al comparar 2021 con el año pasado, ocho de cada diez pequeños empresarios afirma ser más optimista con respecto al futuro. No obstante, mantienen la cautela. En noviembre de 2020, el 64,5% confiaba en que su negocio se recuperaría a lo largo de 2021. Ahora el porcentaje de pymes que está de acuerdo con esta afirmación baja al 52,7% y, en su lugar, 4 de cada 5 opina que la recuperación total se producirá a lo largo de 2022.

Fuente: directivosygerentes