A medida que avanza la campaña de vacunación contra el coronavirus en nuestro país, se espera que el consumo continúe un camino ascendente y el turismo inicie su escalada hacia la normalidad. Factores que impulsarán, a su vez, la demanda de inmuebles de locales para el sector Retail. 

Esta ha sido una de las principales conclusiones del análisis realizado por el despacho CIM Tax & Legal y la consultora inmobiliaria Laborde Marcet, después de revisar los cambios que ha registrado el sector inmobiliario desde el inicio de la pandemia y sus previsiones para la inversión, los segmentos más rentables y la fiscalidad aplicable. 

Desde Laborde Marcet han señalado que durante la pandemia se ha abierto una ventana de oportunidad, ya que los inversores han podido acceder al mercado inmobiliario a precios más competitivos. Así, en las grandes ciudades, con Barcelona y Madrid a la cabeza, se han cerrado operaciones por importes a partir de 500.000 euros y hasta 10 millones de euros, tanto en operaciones de compraventa de locales comerciales como edificios en zonas prime. 

Mientras el modelo de flagship se consolida, la ubicación ha pasado a ser prioritaria por encima de la superficie, por lo que los ejes comerciales secundarios han sido los más afectados por la crisis y es donde se están produciendo las mayores bajadas de precios, aseguran. 

Por su parte, las zonas prime se han fortalecido, con rentas de entre 150 y 300 euros el metro cuadrado al mes en las principales arterias de Barcelona, Madrid, Bilbao, Sevilla o Palma de Mallorca. 

“El segmento retail es, junto al residencial, el que estimamos que va a registrar una mayor demanda en los próximos meses debido a la reactivación del consumo y la vuelta al turismo. La incertidumbre retrasará la recuperación del resto de segmentos hasta 2022”, ha explicado Gerard Marcet, socio fundador de Laborde Marcet, que ha anticipado “una rápida recuperación a nivel de demanda de locales por parte de retailers durante el año que viene”. 

Interés inversor en hoteles

Y mientras la logística se afianza por el auge del comercio electrónico, hoteles y oficinas se han adaptado al contexto actual. En este sentido, las empresas han reducido un 30% la superficie de sus oficinas por el auge del teletrabajo, una tendencia que de forma progresiva parece estar revirtiendo al trabajo presencial o a modelos híbridos. 

Por otra parte, se ha mantenido el interés por la compra de hoteles en España, aunque con un perfil más oportunista, según el análisis realizado por ambas firmas. Barcelona, Madrid, Marbella, Málaga, Palma, Bilbao o San Sebastián registran en estos momentos una fuerte demanda con interés de fondos de inversión y family offices, tanto en zonas urbanas como en destinos vacacionales. 

El producto más buscado es un hotel a partir de 80 habitaciones, por un precio de entre 200.000 y 600.000 euros por habitación, dependiendo de su ubicación, lo que implica un precio total que oscila entre los 15 y los 50 millones de euros, informan. 

Fuente: DA Retail