American Express lanza en España la segunda campaña de Shop Small para ayudar a los comerciantes locales


American Express ha incluido a España entre los 18 países en los que lanza estos días su campaña Shop Small. ¿Puede resumir en qué consiste?

La iniciativa Shop Small nació en el año 2010 en Estados Unidos. Su objetivo es incentivar a los ciudadanos a apoyar al comercio de proximidad a través de programas específicos que les generen negocio adicional y otro tipo de acciones que les aportan una mayor visibilidad entre potenciales clientes. Nuestro respaldo al comercio de cercanía es constante, y la verdad es que estamos encantados de traer la segunda edición de Shop Small a España en menos de un año. A nivel global, American Express ha lanzado Shop Small en 18 países: Reino Unido, Estados Unidos, India, Australia, Alemania, Canadá, México, Japón, Argentina, Italia, Francia, Hong Kong, Tailandia, Puerto Rico, Singapur, Taiwán, Nueva Zelanda y España. En su implementación se llevan a cabo distintas iniciativas de apoyo. Uno de los desarrollos digitales que tiene mayor impacto es la creación de un mapa, disponible de manera online para todos los titulares de nuestras tarjetas, que facilita la geolocalización de los negocios participantes en la campaña. Por otro lado, a los establecimientos se les ha facilitado todo tipo de materiales en el punto de venta, con el objetivo de ayudar al usuario a identificar su participación en la campaña, que estará activa hasta el 31 de julio de 2021. Además, los titulares american express reciben un incentivo directo a la compra, que consiste en ofrecer una bonificación de cinco euros por cada veinte euros gastados en establecimientos locales.

¿Cuál es el origen de ese apoyo al comercio local por parte de una gran compañía como American Express?

Es importante destacar que llevamos más de 30 años comprometidos con el comercio local, y creemos que este año es más importante que nunca demostrar ese compromiso a través de iniciativas tangibles y reales, que tengan un impacto significativo. Es el segundo año que llevamos a cabo la campaña en nuestro país y la experiencia está teniendo una respuesta muy favorable por parte de consumidores y comercios. La primera vez que se lanzó la campaña en Estados Unidos estaba muy ligada al ’’Small Business Saturday’’, una fecha con un significado especial, ya que es el primer sábado después de Acción de Gracias, y es una celebración en la que la gente se vuelca mucho con la comunidad. Esta fecha nos inspiró a querer dar un paso más a la hora de ayudar a los comercios locales y de esta manera nació Shop Small, una campaña global que tiene la vocación de colaborar con los negocios locales en cada región y contribuir a su desarrollo y éxito. Para la campaña Shop Small del 2020, un año extremadamente complicado para la sociedad en general pero especialmente para el comercio, la compañía realizó una inversión de más de 200 millones de dólares a nivel mundial. Este año estamos volcados nuevamente en esta iniciativa, ya que creemos que tras el estallido de la pandemia es especialmente relevante apoyar al comercio de proximidad.

¿De qué otras formas su entidad está apoyando al pequeño comercio?

Desde American Express apoyar al pequeño comercio es clave para la recuperación económica global, un bien necesario para todos. Además de la iniciativa propia de Shop Small, estamos adscritos a #EActíVate, un movimiento que apoya a todo tipo de empresas, empresarios, autónomos ytrabajadores dando visibilidad a todos los que se activan con hechos y que ayudan a la reactivación. Desde la plataforma de la iniciativa #EActíVate difundimos casos de éxito de comercios que puedan inspirar a otros, así como publicamos consejos de empresarios y emprendedores.

¿De qué forma afronta su compañía el gran reto que supondrá la transformación digital de su sector en el futuro más inmediato?

En American Express estamos siempre investigando y desarrollando servicios, productos e ideas que faciliten tanto al consumidor, a la empresa como al comerciante la gestión de sus pagos y mejorar su experiencia de compra lo máximo posible. Bajo nuestros valores de pago seguro y garantizado, trabajamos cada día para que esa experiencia de todos los usuarios de American Express sea excelente. La ventaja de contar con 170 años de historia es nuestra capacidad para estar mejor preparados y ser más flexibles y ágiles frente a los eventos inesperados y los cambios de tendencia. Por otro lado, la digitalización es una herramienta que nos permitirá centrarnos en consolidar el apoyo sostenido a la pequeña y mediana empresa, por lo que no podemos más que decir que estamos ilusionados por transitar hacia la siguiente etapa. Somos una empresa con presencia global y tenemos una visión transversal de muchas industrias y eso nos pone en una posición privilegiada para aportar soluciones en distintos ámbitos.

Y, por último, en lo que hace referencia al entorno B2B, ¿qué tendencias destacaría con respecto a los métodos de pago utilizados?

A finales del ejercicio pasado realizamos un barómetro de Tendencias en las compras B2B de PYMES que nos mostraba una tendencia al alza del uso de tarjetas como método de pago entre empresas debido principalmente a la comodidad y seguridad que ofrecen. Pero también nos desveló que el pago con tarjeta en el entorno el B2B (pago a proveedores) es utilizado de manera creciente como fuente de financiación alternativa y sin coste.

Y muestra de ello es que es una opción a la que recurren el 10% de las pymes encuestadas con el objetivo de financiar sus gastos y optimizar su circulante. Y es que el comercio online está diseñado para trabajar con la tarjeta como principal forma de pago y, en las circunstancias actuales, el ’’e-commerce’’ supone una fuente de ingresos importante para los distintos negocios. Por todo esto, la digitalización del entorno B2B debe evolucionar rápidamente, y en paralelo, hacia unas formas de pago digitales. Esto hila a la perfección con la asignatura pendiente del comercio local y su necesidad de incrementar su presencia online; porque una de cada cinco empresas encuestadas cree que su nivel de digitalización es bajo o muy bajo y ahí está nuestra labor de apoyo al tejido empresarial, bien en su faceta B2C como B2B.

Fuente: larazon