Ambos sectores se ven sacudidos por el nuevo sistema en plena recuperación de la pandemia

No solo los hogares españoles intentan traducir en euros los tramos horarios de la nueva factura de la luz (valle, llano y punta). El pequeño comercio y la hostelería también hacen cálculos, aunque ya dan por hecho que los cambios engordarán sus facturas. Un incremento de los costes fijos que se produce en plena recuperación de unos negocios espoleados en las últimas semanas por el avane de la vacunación.

«Son horarios que penalizan al tejido productivo» opina el tesorero de la Confederación Española de Comercio (CEC), Carlos Moreno-Figueroa, en declaraciones a este periódico. El representante de la patronal recuerda que antes cada establecimiento negociaba con la compañía determinados tramos. «Sabías que tenías hasta ocho horas con una tarifa especialmente beneficiosa. Esto ya se ha acabado», explica.

Es por ello que desde la CEC consideran que los cambios en la factura suponen «otra piedra en el camino» de un sector que ha criticado con vehemencia medidas como la limitación de los pagos en efectivo a mil euros que recoge la nueva ley contra el fraude fiscal que pretende impulsar el Ministerio de Hacienda.

«Nos hemos reunido con varios partidos políticos y todos empatizan con nosotros. El Gobierno dice que esto es una medida progresista, pero en realidad supone suplantar un medio público por un pago con tarjetas que pertenecen a multinacionales y permiten captar datos de los consumidores», defiende el tesorero de la CEC.

Moreno-Figueroa también recuerda que, tal y como publicó esta semana ABC, las pequeñas empresas no han recibido todavía ni un solo euro de los 7.000 millones prometidos por el Gobierno para mejorar la solvencia de pequeñas y medianas empresas. «El consumo se está recuperando poco a poco, pero ni de lejos se alcanzan todavía los niveles precrisis», añade.

Los hosteleros también creen que los cambios producidos en la factura de la luz van a suponer una subida para los establecimientos. «No cambiamos de hábitos de un día para otro. Es un proceso complejo y paulatino, sobre todo en las empresas. Por eso no tenemos ninguna duda de que estos cambios van a afectar a los negocios», explica a este periódico el presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel. La organización está ya preparando un informe para cuantificar el impacto que tendrá la nueva factura de la luz en los negocios de hostelería.

Fuente: ABC