Las familias recortaron sus desembolsos el año pasado en 3.247 euros de media y siguen lejos de recuperar los niveles de consumo de 2008

Meses de encierro en las casas. Calles fantasmagóricas con comercios clausurados y limitaciones a las actividades no esenciales. Nunca antes se había impuesto una paralización así para luchar contra un virus. En una guerra se intentaba redoblar la actividad para soportar el esfuerzo bélico. Y antiguamente en las pandemias se cerraban ciudades y la producción caía por las muertes. Pero esta vez la Gran Reclusión y las posteriores restricciones generalizadas a la movilidad han provocado un hundimiento autoimpuesto del consumo de las familias sin precedentes históricos. Y ahora se ha sabido cuánto: el gasto medio de los hogares cayó en 2020 en 3.247 euros, un 10,7% menos que el año anterior según el Instituto Nacional de Estadística (INE). En promedio, las familias desembolsaron 26.996 euros, la menor cifra registrada en la serie de la Encuesta de Presupuestos Familiares, que arranca en 2006.

Leer noticia completa: El País