Mientras Inditex veía caer un 70% su beneficio neto, el canal online vivió su mayor auge: avanzó un 77%, hasta aportar 6.612 millones.

Ante este nuevo paradigma comercial, el gigante textil avanza en la incorporación de «mini hubs logísticos» que localizan en qué tiendas hay más demanda online y así, optimizar las entregas, pero también en tiendas

Mientras las ventas del gigante Inditex retrocedían un 27,9% en su último ejercicio fiscal, hasta 20.402 millones de euros y se situaban al nivel de hace 5 años, el canal online marcaba el camino a seguir y alcanzaba los 6.612 millones. Suponía un crecimiento, a tipo de cambio constante, del 77%. El objetivo del grupo en el arranque del pasado año era lograr que para 2022 las ventas por internet representaran el 25% de la facturación, pero la previsión falló: hoy, el ecommerce supone ya el 32%.

Ante este nuevo paradigma comercial que se abre paso, Inditex ha entendido que tiene que seguir dando pasos en la optimización de su canal online. Según la memoria anual del grupo y que recoge Expansión, la compañía ha creado una red de «mini-hubs logísticos» en zonas donde es alta la densidad de entregas, con el fin de «adaptar el modelo al incremento de sus ventas por Internet y así ganar eficiencia. 

De esta forma, la compañía, valiéndose de su algoritmo, ha creado una especie de mapas de calor que señalan dónde se concentra la demanda online en cada ciudad, lo que le lleva a identificar establecimientos clave desde los que prestar mejor el servicio. Con esta información, el grupo adecua los espacios con disponibilidad de los productos y un ajuste de su red de transporte. 

Leer artículo completo: businessinsider