Aprobada una nueva norma en materia de centros comerciales abiertos para impulsar la competitividad del sector de proximidad

La Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades convocará en las próximas semanas una línea de ayudas cuantificada en 2,5 millones de euros destinada a promover, en el ámbito del comercio y la artesanía, el asociacionismo y las relaciones de cooperación entre las empresas de ambos segmentos como vía para mejorar su competitividad. Esta convocatoria estará regulada mediante una nueva Orden de bases que entrará en vigor el miércoles 14 de julio, de la que Transformación Económica ha informado al Consejo de Gobierno, que también ha tomado conocimiento de una nueva normativa aprobada en materia de centros comerciales abiertos (CCA). Esta segunda norma tiene como objetivo dinamizar el comercio de proximidad y adaptarlo a las nuevos formatos comerciales y hábitos de consumo, así como fomentar la generación de nuevos CCA con mayor músculo y la consolidación de los ya existentes.

El programa de 2,5 millones tiene como objetivo impulsar la actividad de las asociaciones de comerciantes y artesanos, fortaleciendo este tipo de organizaciones a fin de aumentar la competitividad de las pymes que las integran frente a otros formatos comerciales, otorgándoles los recursos necesarios para hacer de la experiencia del consumidor su buque insignia. Apoyará las actuaciones de promoción llevadas a cabo por ellas en ámbitos locales, a través de un centro comercial abierto, en las zonas comerciales de pueblos y ciudades que no cuenten con esa figura, en los mercados municipales de abastos o en los mercadillos de comercio ambulante.

De acuerdo con la nueva orden reguladora, estos incentivos sufragarán tres líneas de actuación. La primera está dirigida a promover el asociacionismo entre las empresas comerciales y artesanas con carácter general y la segunda se centrará en acciones de dinamización del comercio tanto en espacios comerciales abiertos como en mercados ambulantes y mercados de abasto. Por su parte, la tercera se destina a iniciativas de fomento en el ámbito de la artesanía.

Mediante estas líneas, se sufragará la organización de ferias, jornadas, congresos y seminarios, así como de talleres y acciones formativas dirigidas a la cualificación del personal de las empresas asociadas o de las propias asociaciones. También la realización de campañas de sensibilización e información, de dinamización y promoción del comercio y la artesanía, así como de incentivación del consumo y fidelización de la clientela. En el marco de esta orden, igualmente, se cubrirán otras acciones como la modernización digital de las asociaciones y el diseño o actualización de la imagen y manual de identidad.

De igual modo, se financiarán proyectos de mejora del espacio comercial común y actuaciones de señalización comercial externa. En el caso de las subvenciones dirigidas a la artesanía, también se dará cobertura a la adquisición de los elementos de la marca ‘Artesanía hecha en Andalucía’ para su utilización en los eventos de promoción.

Podrán optar a estas ayudas las asociaciones de comerciantes, las entidades promotoras de centros comerciales abiertos, asociaciones de artesanos, federaciones y confederaciones de comerciantes y artesanos. La cuantía máxima a subvencionar por entidad será de 40.000 euros, cifra que se reducirá hasta los 25.000 euros para las asociaciones de ámbito local de municipios menores de 20.000 habitantes. Se subvencionará un porcentaje máximo del 75% del coste de las acciones. El 50% de los incentivos se abonará mediante pago anticipado, pagándose el importe restante una vez que se acrediten y justifiquen las acciones objeto de financiación. En el caso de ayudas inferiores o iguales a 6.000 euros, se anticipará el 100% de la cantidad concedida.

Bonos consumo ACÁ

Esta nueva orden reguladora de las ayudas al asociacionismo incluye como novedad la puesta en marcha de los denominados ‘bonos consumo ACÁ’. Se trata de una iniciativa que busca incentivar la demanda de servicios y productos comerciales y artesanos en los pequeños comercios de proximidad, tanto en espacios comerciales abiertos como en mercados ambulantes o de abasto. A través de esta medida, los consumidores podrán canjear dichos bonos en sus compras en aquellos establecimientos adheridos a las asociaciones de comerciantes y artesanos que se acojan a dicho programa.

Cada asociación podrá solicitar un número determinado de bonos, que podrá utilizar para distribuir en las distintas campañas de promoción e incentivación al consumo que estas diseñen. Tanto la cuantía del bono como el importe de la compra mínima a realizar por la persona usuaria final se concretarán en cada convocatoria y las asociaciones determinarán la forma de su distribución.

Orden de regulación de los CCA

En lo que respecta a los centros comerciales abiertos, la normativa recién aprobada deroga una orden vigente desde 2010 e incorpora las diversas modificaciones legales producidas en ese periodo y que inciden en la administración electrónica y la simplificación de procedimientos. La nueva orden pretende reforzar la figura de los CCA en una coyuntura marcada por la pérdida de identidad y competitividad comercial de los centros urbanos debido a la gentrificación turística y el aumento cada vez mayor de locales inactivos en estos enclaves. También trata de consolidar dicha figura ante la proliferación de nuevos formatos comerciales y hábitos de consumo, derivadas de la incorporación de las nuevas tecnologías de la información y comunicación.

Andalucía es la única comunidad que otorga un reconocimiento específico a estos centros, que se suelen configurar en torno a los principales ejes comerciales tradicionales de ciudades y pueblos. Actualmente existen en la región un total de 38 CCA.

Las novedades introducidas por la Consejería de Transformación Económica permiten fomentar la colaboración público-privada en la gestión del espacio urbano que da soporte a estos centros, exigiendo la cooperación con los ayuntamientos mediante algún instrumento jurídico reconocido. En este contexto, la Junta establece la condición de que la delimitación del centro disponga del visto bueno municipal.

Igualmente, se mejora la definición de esta herramienta, exigiéndose por primera vez una gestión profesional, que deberá ejercerla una figura independiente del órgano directivo para lograr mayor independencia y transparencia. En cuanto a los requisitos se introduce la obligación de que los nuevos proyectos de CCA cuenten con al menos 50 entidades asociadas y con una representatividad de al menos el 30% de los establecimientos del área delimitada.

De igual modo, se regulan por primera vez los criterios objetivos de valoración de las iniciativas de CCA, que se aglutinan en tres parámetros: gestión, estrategia y urbanismo comercial. En la valoración de las candidaturas, al primer criterio se le otorgará un máximo de 60 puntos, al segundo, una puntuación límite de 30 puntos y al último, un máximo de 10 puntos.

Otros de los aspectos novedosos incorporados hacen alusión a la eliminación del proceso de revisión cada cuatro años. A partir de ahora, los CCA tienen la obligación de presentar con carácter bianual una memoria que refleje las actuaciones llevadas a cabo en ese periodo y que servirá para que la Junta compruebe que siguen cumpliendo con los requisitos para conservar esa figura.

La nueva orden introduce, además, la obligación de usar la imagen común de CCA que establezca la Consejería, para lo cual en los próximos meses se publicará un manual de identidad corporativa que sirva de guía. También incorpora criterios de simplificación y agilización administrativa, reduciendo los plazos de resolución de seis a tres meses y exigiendo la tramitación electrónica de todo el proceso. Otra novedad hace referencia a la realización de visitas de seguimiento in situ al centro comercial abierto con el objeto de comprobar el funcionamiento y sus recursos.

Los CCA que ya posean este reconocimiento con carácter previo a la entrada en vigor de la nueva normativa dispondrán de un plazo transitorio de dos años para adecuarse a las condiciones requeridas.

Apoyo al comercio y la artesanía

La Consejería de Transformación Económica ha puesto en marcha o tiene en desarrollo una batería de medidas de apoyo a los sectores del pequeño comercio y la artesanía que superan los 100 millones de euros en ayudas. Estos incentivos tienen como finalidad favorecer su recuperación ante la crisis sanitaria, así como su modernización y adaptación al entorno digital.

Ambos sectores se están viendo severamente perjudicados por la pandemia. Por ello, la Junta ha desplegado estas actuaciones para atender de la forma más eficiente las necesidades y circunstancias de estos segmentos. La línea más voluminosa corresponde a los 79,2 millones para dotar de liquidez y evitar el cierre definitivo de establecimientos. Estas ayudas ya se están resolviendo y se abonarán desde mediados de julio.

Al margen de esto, se han puesto en marcha otras acciones de promoción y apoyo como la nueva aplicación digital ‘Andalucía Comercio y Artesanía’ (‘ACÁ’), el distintivo ‘Andalucía Segura’, la marca ‘Artesanía hecha en Andalucía’ o la creación de las mesas por el Comercio Seguro y del Comercio Rural.

Fuente: Junta de Andalucía