Las ventas están un 20% por debajo de las de 2019

El comercio empieza por fin a remontar tras año y medio de crisis, un desplome histórico en las ventas y restricciones continuas a la actividad. A partir de mayo, cuando cayó el estado de alarma y los españoles pudieron moverse, las ventas se dispararon, y gracias a la recuperación del turismo este verano y a una campaña de rebajas que ha sido positiva, estas se sitúan un 20% por debajo de las de 2019.

Desde la Confederación Española del Comercio (CEC) recuerdan que veníamos de caídas de más del 40%. Las perspectivas para el otoño son buenas y el sector espera aproximarse a las cifras del año pre pandemia, y situarse sólo un 10% por debajo de la facturación de entonces.

Ahora «llegan meses en teoría de mucho consumo», según explica Carlos Moreno Figueroa, portavoz de la CEC. En primer lugar, se prevé que el verano se alargue hasta finales de septiembre o principios de octubre, enlazando prácticamente con la campaña del Black Friday, previa a la de Navidad y la de más consumo de todo el año. Todo ello tendrá un efecto arrastre, sobre todo teniendo en cuenta que hay más de 70.000 millones de ahorro contenido.

«El año pasado salimos en verano pero es cierto que tampoco fue una explosión.Sin embargo, éste la costa está llena de españoles y eso se nota en las ventas del sector, a pesar de la falta del turismo internacional», señala. El avance en el proceso de vacunación «también ha ayudado a recuperar la confianza del consumidor».

2022

«Somos optimistas. Ya sabíamos que 2021 no sería como 2019, pero a ver si en 2022, con este impulso, logramos recuperar estas cifras», señala Moreno-Figueroa.

Este verano la recuperación del comercio se está viendo sobre todo en las zonas con más demanda nacional, como Andalucía y la zona norte, donde «el lleno se nota y la evolución es mucho más positiva» que en otras regiones que dependen más del turismo internacional y que el verano pasado sufrieron su desplome, como son Baleares o la costa de Levante, donde va «más lento».

Según Moreno-Figueroa, el sector confía en que no habrá una sexta ola de la pandemia que trunque todos estos buenos pronósticos, a pesar de que las variantes del Covid y el repunte de casos de inicio de verano sí supuso cierto frenazo. Sin embargo, «la situación sanitaria es muy distinta a la del verano pasado», señala.

MÁS VISITANTES

Otro indicador de la mejor evolución del consumo es la afluencia de los visitantes a los centros comerciales, que han sufrido mucho las restricciones de aforo y horarios.Estas visitas también aumentaron un 2,6% en julio respecto a junio, según el índice mensual publicado por ShopperTrak, herramienta de análisis de tráfico para el sector del comercio. En comparación con julio de 2020, el crecimiento es del 4,7%, mientras que el acumulado anual ya se sitúa en el 18,3%.

Por sectores, el textil, que ha sido uno de los más dañados por la pandemia, con una caída global de las ventas del 40%, ha tenido una mejor evolución este verano. El teletrabajo o las restricciones en los eventos sociales han influido mucho en su desplome todos estos meses, pero «la gente lleva ya dos años sin renovar la ropa de invierno», ilustran desde la CEC.

También ha ayudado la campaña de rebajas, «que ha funcionado bien, aunque se han tenido que hacer ofertas agresivas», señala Moreno-Figueroa.

Fuente: El Mundo