El grupo da con esta fórmula servicio al cliente, protege el tejido comercial y vertebra el territorio

Sandra Perruca mira con optimismo el futuro. La encargada desde 2013 de la tienda de Springfield en Calatayud, una localidad aragonesa de poco más de 20.000 habitantes, tiene un proyecto de vida en el lugar donde nació. Y lo tiene porque conoce la estrategia de Tendam, propietaria de esta firma y de otras como Cortefiel, Women’secret o Pedro del Hierro, sustentada por un modelo que une la tienda física con lo digital.

Los locales del segundo grupo español del sector de la moda son algo más que espacios donde solo se vende la marca principal. Son también un punto de entrega de la venta online del resto de marcas de la compañía y de aquellas que se comercializan en las plataformas multimarca del grupo.

“Ante momentos pasados de incertidumbre sobre el futuro del comercio, hoy estoy muy cómoda porque veo una evolución de nuestra tienda que, pese a dar entrada al entorno digital, no me deja a mí atrás”, reflexiona Perruca.

Leer noticia completa: CincoDías