Era 15 de septiembre de 2011 cuando el primer cliente español de Amazon hizo un pedido. Fue un ejemplar del Código Penal que se envió a Murcia. Desde entonces millones de personas han comprado en esta plataforma de comercio electrónico que se caracteriza por sus precios bajos y sus entregas rápidas.

Actualmente, Amazon está haciendo crecer rápidamente sus centros de desarrollo de software (Tech Hubs) en Madrid y Barcelona, donde casi 600 desarrolladores de software, ingenieros informáticos y científicos de datos trabajan en aplicaciones para Amazon Business, Kindle y libros, comercio minorista e inteligencia artificial. Para dar soporte a la creciente demanda de los clientes de los servicios en la nube de Amazon Web Services (AWS) en toda la Península Ibérica, AWS abrirá la Región AWS Europa (España) a mediados de 2022. Va a representar una inversión adicional de 2.500 millones en el país durante los próximos 10 años y ayudará a crear 1.300 nuevos puestos de trabajo en los próximos 10 años.

Desde que Amazon inició su actividad en España, la compañía ha invertido más de 6.800 millones de euros en infraestructuras e instalaciones, envíos y transporte, salarios y beneficios para los empleados, así como en otros gastos logísticos. La red de operaciones de Amazon en España comenzó en 2012 con el centro logístico de San Fernando de Henares (Madrid). Desde entonces, la compañía ha abierto centros logísticos en El Prat (Barcelona), Martorelles (Barcelona), Castellbisbal (Barcelona), Illescas (Toledo), Dos Hermanas (Sevilla), Alcalá de Henares (Madrid), y recientemente ha anunciado que abrirá este mes dos centros logísticos robotizados en Illescas (Toledo) y Corvera (Murcia). Amazon también cuenta con tres centros logísticos urbanos en Madrid y Barcelona, que proporcionan entregas rápidas a través de Amazon Fresh. Además, la compañía cuenta con dos centros de distribución, ubicados en Getafe (Madrid) y Barberá del Vallés (Barcelona) y 19 estaciones logísticas repartidas por todo el país.

“Una de las cosas que más me sorprendió en su momento, y que me sigue fascinando a día de hoy, es que cuando empiezas a trabajar en Amazon te das cuenta de que todo es mejorable. Tenemos una cultura de mejora constante, de aprender de los errores y de ser autocríticos con todo lo que hacemos, para ofrecer cada día un mejor servicio a nuestros clientes. Esto es algo que diferencia a Amazon y que, personalmente, me resulta muy enriquecedor”, señala la actual responsable de Amazon Fashion en la UE y una de las primeras empleadas de Amazon en España, Ruth Díaz.

Amazon anunció que a lo largo de 2021 creará 3.000 nuevos puestos de trabajo fijos en España, con lo que su plantilla alcanzará un total de 15.000 empleados, duplicando su plantilla fija en España en dos años, desde los 7.000 empleados de finales de 2019. A finales de 2020, Amazon había contribuido a dar empleo a más de 100.000 personas en España, favoreciendo los puestos indirectos de su cadena de suministro, incluyendo, por ejemplo, los servicios de construcción, inmobiliarios y profesionales, pero también las personas que trabajan para las 12.000 pymes españolas que actualmente venden en las tiendas de Amazon.  Alrededor del 50% de estas empresas exportan a todo el mundo, superando los 650 millones de euros en ventas internacionales en 2020, un crecimiento de más del 30% respecto al año anterior.

Fuente: financialfood.es