El Ayuntamiento de Zaragoza destina 200.000 euros este año en ayudas a proyectos de economía circular que hayan implantado micropymes, pymes y autónomos radicados en el término municipal para facilitar la transición hacia el ámbito digital.

Se concederán de 2.000 a 20.000 euros por solicitud y no pueden suponer más del 80 por ciento del gasto corriente. Se tendrán en cuenta los proyectos y acciones que favorezcan la implantación de la economía circular, cuando esa mejora tenga efecto en la propia actividad de la empresa y sea explotada sin ayuda de terceros.

La convocatoria saldrá la última semana de septiembre y está específicamente orientada para empresas constituidas y que trabajen en este proceso.

La consejera municipal de Economía, Innovación y Empleo del Ayuntamiento de Zaragoza, Carmen Herrarte, y el director gerente de la Federación del Consejo de Comercio de CEPYME Zaragoza, Ángel Gálvez Millán, han firmado el acuerdo de colaboración para impulsar políticas en Economía Circular y Social. Al acto también ha asistido el presidente de CEPYME Aragón, Aurelio López de Hita.

Este acuerdo de colaboración para fomentar la transición hacia una economía circular y social de empresas en Zaragoza para mejorar la competitividad de las misma y lograr un crecimiento económico sostenible está dotado con 37.500 euros, da sustento al proyecto ‘Economía Circular y Social’, impulsado desde el Área para conseguir desarrollar acciones de sensibilización encaminadas a la mejora de los procesos productivos. Además, Herrarte ha anunciado la nueva línea de ayudas de 200.000 euros para potencia proyectos en esa materia.

En rueda de prensa, Herrarte ha recalcado que las ayudas son para 2021 y para proyectos ya en marcha, entre los que ha citado iniciativas para convertir los residuos en recursos o en el caso de un taller o un polígono, a quienes si reutilizan sus residuos, se les puede subvencionar.

Carmen Herrarte ha contado que el Gobierno municipal PP-Ciudadanos trabaja para reorientar la transición de la economía lineal a la circular, «que son compatibles, pero hay que hacer la transición», ha dicho.

CAMBIO CULTURAL

El Plan Integral de Economía Circular es un compromiso y estará al final del mandato, ha avanzado. Mientras, desde la Consejería municipal de Economía «se han reforzado» los mercados agroecológicos ubicados en distintos puntos de la ciudad y se trabaja en crear uno nuevo en el campus, en colaboración con la Universidad de Zaragoza. También se ha potenciado el comercio local con el programa ‘Volveremos’ para promover consumo de proximidad, ha enumerado.

Ha subrayado que las ayudas a la economía circular estaban orientadas a concienciar, pero ahora se da un paso más. «Creemos que la mejor forma de concienciar es mover a la acción y que el destinatario sean los empresarios, por eso las ayudas van directamente a los pequeños y medianos empresarios», ha expuesto.

Al respecto, ha abundado en que «son el público objetivo» de estas ayudas para promocionar el tejido empresarial local y ha animado a los empresarios a que las pidan y se preocupen por el cambio cultural hacia la economía circular en la que puedan ver una oportunidad en aspectos como los residuos.

Apoyar las iniciativas de economía circular en el término municipal de Zaragoza, favorecer su competitividad y aprovechar el efecto demostración de los proyectos subvencionados este año para que sean un efecto de contagio en otras empresas son otros de los objetivos.

Herrarte ha querido agradecer al Ayuntamiento de Valladolid, que «es referente en innovación y economía circular», la ayuda que ha prestado en la elaboración de las bases de estas subvenciones.

CIERRES

Por su parte, el presidente de CEPYME Aragón, Aurelio López de Hita, ha dicho que es un paso más en la trayectoria de colaboración entre ambas partes porque la «argamasa» de una sociedad y una ciudad, en buena medida esta constituida por el comercio y la hostería, entre otros negocios.

«Un paseo por Zaragoza denota atonía y agonía de lo que tradicionalmente ha sido el pequeño comercio», ha observado, por lo que ha invitado a los ciudadanos a que comprueben, en cualquier calle, como un gran porcentaje de negocios están cerrados lo que supone una «merma de ingresos y recaudación de impuestos también».

Para adecuarse a las actuales circunstancias, «hay que correr mucho y establecer nuevas relaciones con el cliente, algo que no se improvisa en el pequeño comercio y la pequeña empresa, cuyo objetivo es captar y mantener la clientela para lo que hay que adoptar filosofías distintas de negocio».

López de Hita ha señalado que la economía circular hay que explicarla y en este ámbito «no todos los empresarios son conscientes de cómo tratar el proceso productivo, de venta, o adaptar el sistema a la responsabilidad social. Todo ello precisa de asesoramiento, apoyo y acompañamiento por lo que ha agradecido la «sensibilidad» de Carmen Herrarte a la hora de captar las necesidades de este colectivo.

Ha confiado en que se firmen más acuerdos con el Ayuntamiento porque «lo peor sería abandonar lo que constituye la argamasa de una sociedad» y ha calificado de «triste» ver como se cierran negocios y «se deja en ruina a empresarios y en precario a trabajadores». «Ojalá esta campaña de sensibilidad para adoptar la economía circular no se quede solo en eso», ha deseado.

Fuente: 20minutos