La Asociación de Comercio, Hostelería y Servicios del Casco Antiguo de Pamplona, la Asociación Navarra de la Pequeña Empresa de Hostelería (ANAPEH) y la Asociación de Salas de Fiestas, Bailes y Discotecas (ASBANA) condenan, de manera rotunda, los hechos protagonizados por grupos de jóvenes que, de manera reiterada, se están produciendo en las calles del Casco Antiguo, los últimos fines de semana, y que hacen gala de un grado de salvajismo cada vez mayor, ayer sin ir más lejos un hostelero de la zona fue objeto de una brutal paliza.

Asimismo piden reunirse urgentemente con el Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Navarra para encontrar cuanto antes una solución a este grave problema.


Las Asociaciones que agrupan a la mayor parte de la hostelería del Casco Antiguo consideran que hay que erradicar el botellón de las calles del Casco y defienden el funcionamiento ordenado y normalizado de la hostelería, que consideran puede y debe ser compatible con el descanso vecinal. Para ello es necesario recuperar cuanto antes los horarios ordinarios de la hostelería en sus diferentes segmentos (bares cafeterías, bares especiales y discotecas) así como sus condiciones habituales de funcionamiento dentro de los locales: aforos, servicio en barra, etc. No tiene ningún sentido levantar el toque de queda, posibilitando el actual descontrol y al mismo tiempo mantener la restricción horaria a la hostelería y otras condiciones limitadoras de su funcionamiento.


Venimos manifestando desde hace tiempo que el botellón no es sólo un problema sanitario en tiempos de pandemia. Es, en el Casco Viejo, un grave problema que venimos padeciendo desde hace tiempo y que afecta a los vecinos y su descanso y a los hosteleros y sus negocios por cuanto que generan unos problemas de convivencia que la hostelería es la primera interesada en evitar. El botellón está alcanzando, estas semanas, cotas de vandalismo nunca vistas con intimidaciones y agresiones tanto hacia vecinos como hacia hosteleros, como el que hemos hecho referencia, destrozos en bares y terrazas, forzamiento de portales, robos, etc que hay que poner coto cuanto antes.


La proliferación en los últimos tiempos de tiendas en el Casco Viejo, en zonas hosteleras, sobre todo, donde solo se venden bebidas hasta altas horas de la madrugada han contribuido al incremento de este fenómeno y aunque hemos denunciado este hecho ante los diferentes gobiernos municipales no se nos ha hecho ningún caso. En tanto en cuanto no se apruebe una ley anti botellón en el Parlamento a semejanza de lo realizado por otras 11 comunidades autónomas, pedimos una mayor presencia policial para evitar los desmanes acaecidos estos últimos jueves y que sirva de protección tanto al vecindario como a los propios hosteleros, que están padeciendo igualmente esta situación, además de reuniones inmediatas donde poder establecer protocolos de actuación entre los diferentes sectores implicados a este respecto.

Fuente: Casco Histórico Pamplona