La nueva Orden que regula las ayudas establece criterios de población que afectan, directamente, a los municipios y zonas menos pobladas

Las ayudas que la Junta de Andalucía concede a los Centros Comerciales Abiertos, asociaciones comerciales que fueron impulsadas por la Administración autonómica, vuelven a ser objeto de polémica. Los centros comerciales abiertos andaluces ya emitieron sus quejas en el año 2020 ante el retraso en la convocatoria de esas líneas de ayudas que permiten el mantenimiento de estos colectivos destinados a apoyar y servir de soporte al comercio local. Un retraso que ya dejaba atisbar cambios para la convocatoria de 2021, algo que ha ocurrido y que ha provocado el rechazo de Comercio Andalucía, la Confederación de los comerciantes andaluces. El descontento es tal que muchos centros comerciales abiertos han decidido no presentarse a estas ayudas. 

Comercio Andalucía ya valoró negativamente la Orden de 7 de julio de 2021 que regula las subvenciones para impulsar el asociacionismo comercial y artesano, dinamizar el pequeño comercio urbano y promocionar la artesanía en Andalucía. Según los comerciantes andaluces, esta Orden significa un paso atrás en la regulación de las ayudas para el pequeño comercio ya que introduce restricciones que limitan tanto la cuantía de las subvenciones como el acceso a las mismas. 

En este sentido, Comercio Andalucía cuestiona el establecimiento de un límite del 75 por ciento en la cuantía a subvencionar cuando en otros casos se llegan al cien por cien y no son subvenciones provenientes de fondos europeos. Hay otro punto que ha creado mucha controversia y que afecta directamente, por ejemplo, al único Centro Comercial Abierto de la zona norte de Córdoba, el de Pozoblanco. Y es que las líneas de ayudas establecen cuantías máximas en función del tamaño de la población con ayudas de 40.000 euros para municipios mayores de 20.000 habitantes y de 25.000 euros para las localidades de menos de 20.000 habitantes. 

Las quejas de los comerciantes prosiguen ya que también se valora negativamente la introducción de nuevos requisitos para el reconocimiento de los Centros Comerciales Abiertos ya que «los nuevos requisitos suponen dejar en manos de los ayuntamientos la pervivencia de los CCA con el riesgo que ello puede suponer para algunos de ellos». Pero, además, critican la carga burocrática que se añade en esa nueva Orden que centra los esfuerzo en cuestiones que nada tienen que ver con «atender las necesidades reales de los comerciantes».

Peticiones de retirada de las órdenes

Esta situación ha llevado a Comercio Andalucía a pedir al Gobierno de Andalucía que rectifique las dos órdenes que afectan a los comerciantes directamente y abra, de manera paralela, un periodo de reflexión con los representantes de los comerciantes para escuchar y dar una respuesta a sus necesidades reales.

En lo que se refiere al Centro Comercial Abierto de Pozoblanco, sus responsables también están buscando el apoyo en la línea marcada por Comercio Andalucía y, de momento, la Mancomunidad de Municipios de Los Pedroches ya decidió apoyar sus reivindicaciones.  

Fuente: hoyaldia.com