El sector aspira a rozar sus niveles de venta de 2019 en su trimestre clave del año gracias a la relajación de las restricciones y al ahorro acumulado

Como en el anuncio de turrones, el comercio quiere volver a casa por Navidad. Entiéndase por ‘casa’ aquellos viejos hábitos que la pandemia ha sepultado con distancias, restricciones, protocolos de higienización y mascarillas. Estas últimas seguirán presentes durante la temporada alta que ya encara el sector, pero el resto van siendo historia poco a poco y permite que los negocios valencianos desprendan un optimismo nunca visto desde hace más de año y medio. Tanto las pymes como la gran distribución esperan superar con holgura sus cifras de ventas del pasado ejercicio e incluso acercarse a registros prepandémicos a tenor de los índices de confianza y de ahorro acumulado que manejan. Eso sí, aunque la crisis sanitaria remite, el recuerdo todavía está muy vivo y todos matizan esas previsiones con un «si no pasa nada» final.

Leer noticia completa: Levante EMV