La empresa semipública lanza un marketplace para vender los productos de las tiendas de los aeropuertos y de comercios externos

La empresa que preside Maurici Lucena quiere que la app y web de Aena se conviertan en una plataforma de comercio electrónico. El próximo mes de diciembre, pondrá en marcha un marketplace donde además de vender los productos de las tiendas de los aeropuertos estarán los de comercios externos. 

“Vamos a poder vender un coche o una lavadora”, revela la directora comercial de Aena, María José Cuenda. Esta tienda online, llamada Shop to fly, permitirá a los pasajeros comprar y recoger en el aeropuerto productos de distintas marcas y nuevas categorías de productos. 

La empresa espera que progresivamente se vayan incorporando nuevas firmas que quieran tener presencia física y/o digital en los aeropuertos. Recientemente han lanzado Food to Fly, una plataforma digital que permite al pasajero realizar su pedido de comida online antes de hacer el viaje y recogerlo en un punto concreto, por ejemplo, en el local o en la puerta de embarque.  Leer más: Aena contradice a Fomento y subirá los alquileres de las tiendas con un nuevo concurso

En este caso, la comida disponible es la de los propios restaurantes de Aena. El proyecto ha arrancado en una primera fase en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, junto con el operador de restauración Áreas, pero el propósito es extenderlo más adelante a otros locales y al resto de principales aeropuertos de la red de Aena. 

La compañía, participada en un 51% por el Estado, quiere aprovechar la tecnología para acercarse más a los viajeros que pasan por los aeropuertos de su red, así “ellos están más satisfecho y nosotros rentabilizamos la inversión” apunta Cuenda en Tourism Innovation Summit 2021. 

Y aquí, el ecommerce “está siendo una calve”. Durante 2020 han trabajado “intensamente” para poder lanzar el marketplace este ejercicio, pero también en 2021 han apostado por el geoposicionamiento y la biometría. 

Aena pierde 124 millones por el impacto del coronavirus

Aena ha lanzado de la mano de Telefónica una plataforma que hace de guía dentro del aeropuerto, desde ella los viajeros pueden visualizar todo su trayecto dentro de las instalaciones, como la restauración, tiendas, aseos o filtros de seguridad, además de los tiempos de paso hasta la puerta de embarque. 

Esta tecnología está disponible en el aeropuerto Madrid, Barcelona, Alicante, Málaga, Palma de Mallorca y Tenerife Sur. Asimismo, Aena ha puesto en marcha junto a Iberia el primer proyecto de reconocimiento facial con registro a través de la app de Aena o de Iberia.  

Este servicio (solo disponible en Madrid de momento) permite, mediante un único registro inicial a través de la aplicación móvil o de las máquinas de reconocimiento facial, cruzar el filtro de seguridad y embarcar de forma más ágil. 

Aena se transforma para ser más competitiva

En palabras de la directora comercial de Aena “el mundo se mueve rápido y las empresas compiten continuamente” y aquí, la experiencia de cliente es clave. “Si te enfocas en lo que quiere tu cliente puedes competir mejor”, apunta. 

En su opinión, la experiencia de viaje tiene que empezar desde que el pasajero está en su casa y piensa en el destino hasta que llega al aeropuerto y le llevan la comida al embarque. Considera que la experiencia de compra también es importante y de hecho, las aerolíneas cada vez demandan más que haya tiendas, salas vip…  

“Muchos pasajeros tienen que hacer una escala larga y se fijan en estas cosas para elegir un aeropuerto”. Además, el 58% de los clientes tienen premeditado sus compras en duty free, las tiendas libres de impuestos, según sus cálculos.  Leer más: Aena supera el conflicto con los inquilinos: recupera 1.500 millones en bolsa

Al respecto recuerda que en 2021, el 81% de la población española ha comprado vía online, sobre todo ocio, viajes y moda. “El cliente está en continuo movimiento y ya no realiza la compra en el hogar, sino en cualquier parte de su vida”.  

Y además el consumidor es preceptor, es decir, se fija en las recomendaciones de los demás y también recomienda, lo que le convierte a su vez en vendedor. Por eso, tienen que “adaptarse” a lo que el cliente pide, y en adelante las tiendas y puntos de restauración serán más digitales y sostenibles. “Es el momento de llevar esto a nuestros aeropuertos”, concluye.

Fuente: economiadigital.es