Los clientes consiguen el premio al realizar tres compras

El Centro Comercial Abierto de Teruel (CCA) ha puesto en marcha una campaña para ayudar a la concienciación ciudadana en la lucha contra el cambio climático. Para ello, la asociación ha creado unas bolsas 100% de algodón, con el skyline de la ciudad de Teruel, que los turolenses podrán conseguir al hacer tres compras en sus establecimientos asociados.

Junto con la bolsa, el CCA ha editado un eco-pasaporte, que los comercios sellarán cuando el cliente haga una compra. Cuando el cliente consiga tener tres sellos, la bolsa es suya y podrá recogerla en la sede de la asociación, ubicada en el número 9 de la plaza de la Catedra. Además, participará en el sorteo para disfrutar de un fin de semana en el Hotel Consolación de Monroyo, “un lugar paradisiaco mimetizado con la naturaleza y considerado como el hotel más sostenible de la provincia de Teruel”, indicaron en una nota de prensa.

Según manifestó el gerente del Centro Comercial Abierto de Teruel, Rodolfo Pangua, “esta es una campaña que no va a interesar a todo el mundo. Solo interesará a las personas comprometidas con el medio ambiente y que apoyan al pequeño comercio como un ejemplo de economía circular. Nos encantaría ver que el turolense saca esta bolsa cuando sale a comprar”.

Un modelo de consumo

Pangua insistió en la importancia que tiene el pequeño comercio como modelo de consumo frente a otros formatos más contaminantes. Dijo también que han querido lanzar esta campaña haciéndola coincidir con la semana de las conclusiones de la Cumbre del Clima, que se está celebrando en Glasgow, para que todos hagamos una reflexión sobre la huella de carbono que dejamos cada uno.

Por eso, desde el CCA invitan a reutilizar la eco-bolsa, “porque reutilizar no se ha convertido en una moda, si no en una necesidad. El plástico se ha convertido en una amenaza para nuestro planeta y por eso, estos días en Glasgow se han tomado decisiones para salvar a nuestro planeta”, aseguraron.

Por último, Rodolfo Pangua defendió al comercio de proximidad, ubicado en la trama urbana, como el formato más sostenible y menos contaminante, además de los otros muchos beneficios que tiene para la sociedad y para la vida en los pueblos y las ciudades.

Fuente: diariodeteruel