El comercio del centro de Barcelona ha experimentado un importante aumento del número de personas, de otros barrios barceloneses pero también de turistas de Catalunya y de España, que callejean, consumen y compran en las tiendas de los ejes comerciales del centro de la capital catalana. Tras más de un año y medio, se está recuperando el visitante catalán y el nacional pero también el europeo, aunque los comerciantes siguen echando de menos a asiáticos y estadounidenses por su elevado poder adquisitivo.

Se detecta en la ciudadanía más optimismo, ganas de recuperar la alegría, de darse un capricho, lo que se está plas­mando en zonas como el paseo de Gràcia en un aumento de ventas, y en el Portal de l’Àngel, donde cerraron varias marcas por la pandemia, se han abierto las últimas ­semanas diversas tiendas…

Leer noticia completa: La Vanguardia