La llegada del coronavirus supuso cambios importantes en la rutina de los españoles, no solo de los ciudadanos comunes sino también de las grandes empresas. A pesar de que los efectos de esta pandemia se habrían sentido en casi todos los aspectos del día a día, lo cierto es que muchos negocios habrían logrado generar beneficios durante la crisis.

Según datos recientes de distintos medios de comunicación, el sector minorista sería uno de los principales beneficiados, con las grandes cadenas de supermercados registrando uno de los periodos de crecimiento más importantes de las últimas décadas, todo al tiempo que las cadenas de descuentos crecen más que el resto.

SUPERMERCADOS NO PARAN DE CRECER

Así lo comparte la firma inmobiliaria JLL, asegurando que los supermercados ya representan el 44% de la inversión en retail del continente, lo que incluye a España. Según su reporte, el 65 % de las ventas registradas por este sector estaría agrupada en cadenas como Mercadona, DIA, El Corte Inglés, Alcampo, Consum, Covirán, entre otras.

Explican que es debido a la intensa competencia que se estarían desarrollando nuevas estrategias capaces de generar ingresos durante la crisis. Algunas pueden incluir la remodelación de espacios para atraer más clientes de forma segura durante la pandemia, la inversión en comercio electrónico, e incluso el uso de marcas blancas para ofrecer precios competitivos.

Una de las cadenas que más estarían aprovechando esta tendencia es Aldi, que recientemente habría alcanzado los 350 establecimientos en el territorio nacional, incrementando sus inversiones a cerca de 300 millones de euros para su reorganización. La cadena se encontraría iniciando sus ventas de temporada navideña, con el catálogo de Aldi promocionando descuentos de hasta 25% en alimentos frescos, enlatados, y juguetes.

Cadenas como Carrefour también estarían potenciando sus inversiones para seguir el proceso de digitalización del comercio, mientras que empresas internacionales como Aliexpress estarían cimentando alianzas con proveedores locales para adentrarse en el sector de los supermercados.

RETAIL DE ALIMENTOS SE ESTANCA

A pesar de esto, la distribución de alimentos sí habría mostrado un desempeño peor que en el 2020, lo que se traduce en una contracción de 2% del sector. Este logró crecer cerca de 6% durante el ejercicio anterior, posicionándose como uno de los pocos que pudo potenciarse significativamente durante la pandemia.

El observatorio sectorial DBK de Informa, que habría publicado estas cifras, asegura también que la caída no solo se presentará en España sino también en Portugal, donde los costes energéticos, limitaciones logísticas y dificultades de aprovisionamiento, serían algunas de las principales causas de la debacle.

RETOS DE CARA AL 2022

En su publicación «Los retos en Retail 2022: Nuevas perspectivas y oportunidades para el sector», Esade Creapolis, parque de innovación empresarial de Esade, analiza la situación previamente descrita con el objetivo de revelar cuáles serían los principales retos a los que se enfrentará el sector durante el próximo año.

Aseguran que la meta principal del 85% de los minoristas sería comprender mejor a sus consumidores, siendo una tarea esencial la recopilación y análisis de datos que sirvan para el desarrollo de estrategias que se adapten de manera exacta a lo que necesita la nueva generación de compradores.

Brindar comodidad a los consumidores, a través de canales digitales mucho más ágiles que materialicen el consumo desde casa, también sería una prioridad, al igual que el desarrollo de prácticas sostenibles que disminuyan la huella de carbono del sector.

Si bien el futuro del sector minorista luce prometedor, lo cierto es que no estará libre de barreras que puedan comprometer su desempeño.

Fuente: foodretail.es