Saltar al contenido

La pandemia deja un consumo más saludable, ético y sostenible

El estudio ‘Back to Normal’ muestra un consumidor que apuesta por los frescos y huye del plástico

El coronavirus reduce el gasto fuera del hogar en favor de un consumo doméstico

A un 32% de los compradores españoles les preocupa más comer sano, por lo que el 24% consume productos más saludables tras la crisis sanitaria, según revela el informe Back to Normal, elaborado por la multinacional española especializada en shopper marketing in-Store Media.

En concreto, un 22% afirma comprar más frutas y verduras mientras el 18% comenta que ha aumentado su consumo de frescos, entre ellos el pescado (17%). Siguiendo esta línea, ha bajado un 14% el consumo de comida preparada refrigerada.

La 5ª edición de este Observatorio Shopper Experience (OSE), se ha centrado en el comportamiento del consumidor tras la pandemia, su impacto en el mercado y cómo estos cambios se modifican con la vuelta a la normalidad, en la que destaca la tendencia hacia un consumo más sostenible y saludable.

Los resultados también nos dejan un comprador más ético y sostenible que reduce el uso de plástico. Así, un 22% afirma que actualmente compra productos con envases más sostenibles, mientras el 28% le preocupa más que antes mantener hábitos sostenibles en su compra diaria. De la misma forma, un 33% se siente más interesado en apoyar los productos locales respecto a antes de la pandemia.

En definitiva, la apuesta por el medio ambiente y la sostenibilidad es un factor que los consumidores tienen cada vez más en cuenta a la hora de realizar sus compras, primando los productos de proximidad, las marcas locales y la trasparencia respecto a cómo afecta la fabricación o envasado de los productos al medio ambiente. Siguiendo esta tendencia, observamos también un aumento en el consumo de productos vegetarianos, saludables o sin lactosa: un 32% de los encuestados afirma estar más preocupado que antes de la pandemia por encontrar alternativas de compra más saludables.

El observatorio también destaca que los factores más decisivos que influyen en el comprador han evolucionado en los últimos cinco años. Si en 2016 el precio y las ofertas eran el elemento más decisivo, en estos momentos la comodidad y experiencia de compra es el factor más valorado. La sostenibilidad, el origen y la iniciativa social, también se han visto reforzados.

Gasto fuera del hogar

Como consecuencia directa del confinamiento y las restricciones en hostelería, un 50% de los encuestados afirma haber reducido el gasto en comidas y cenas fuera de casa; mientras un 42% también ha reducido los aperitivos y desayunos. En paralelo, el 17% afirma que valoran más que antes de la pandemia poder concederse un capricho, y un 14% afirma haber aumentado el consumo de alimentos y bebidas de esta categoría. Asimismo, para un 15% es más importante encontrar productos que le saquen de la rutina; un 13% confiesa haber buscado novedades en los lineales durante los últimos meses.

El estudio también señala que se ha aumentado un 21% la compra en productos de droguería (limpieza del hogar); y un 16% en productos de cuidado como ambientadores o menaje, lo que demuestra la preocupación por la higiene: un 40% de los encuestados afirma estar más preocupados por desinfectar y limpiar la casa.

Otros datos del estudio muestran que los consumidores postpandemia están más preocupados por controlar el gasto (34%); reducir su peso (30%); hacer la lista de la compra con anterioridad (11%); planificar menús (13%); o comparar los precios (26% lo hace más que antes de la pandemia).

Fuente: El Economista

AGECU