El gigante tecnológico promociona al grabador Curiá, con una pequeña tienda en el casco histórico de Cádiz, como ejemplo de que puede ser un trampolín para el pequeño comercio

En un mundo cada vez más digitalizado, donde los pequeños comercios y tiendas físicas pierden valor competitivo respecto a las grandes plataformas de venta en Internet, Amazon es señalado por muchos como el enemigo acérrimo de los negocios familiares y locales.

El gigante tecnológico aglutina los productos de casi dos millones de empresas en su plataforma digital, que ha cambiado el mercado para siempre y se ha llevado por delante a multitud de comercios tradicionales. Sin embargo, en estos últimos años ha iniciado una campaña para convencer de que su plataforma es el trampolín perfecto para que las pymes salgan adelante en un mundo globalizado.

En su afán por mostrarse como propulsor de esos pequeños negocios, Amazon ha organizado esta semana ‘MásXmas Market’, un evento en el que ha intentado adaptar los mercados navideños, seña del pequeño comercio y las tiendas locales en estas fechas, a sus métodos de venta.

El pasado jueves y viernes se celebró en el Palacio de Santa Bárbara de Madrid, con la idea, según resaltaban desde la compañía, de que «lo pequeño se haga grande». Y para hacerlo se han apoyado en la artesanía gaditana.

Curiá grabador, un pequeño negocio con más de 60 años de antigüedad ubicado en la plaza de San Antonio, fue una de las doce empresas seleccionadas para mostrar sus productos en un stand que estuvo abierto todo el día. De hecho, el gaditano fue el único que mostró sin intermitencias, a jornada completa, cómo trabajan desde Cádiz.Su tienda física en el centro cada vez tiene más clientes:«Parece que la gente se ha dado cuenta de que seguimos vivos»

Amazon promociona este caso de éxito entre las más de 70.000 pymes que trabajan con la plataforma a nivel nacional porque es un buen ejemplo de cómo un pequeño comercio ha aprovechado las herramientas que brinda la plataforma para vender sus productos más allá de las fronteras de lo local.

De hecho, según explica la dueña del negocio, Alejandra Curiá, nieta del fundador, Ricardo Curiá, el impulso de la plataforma fue lo que le permitió evitar el cierre, destino obligado de centenares de tiendas en los últimos años. La multinacional se queda con el 15 % de sus ingresos a través de Internet, pero, con una media de 800 envíos a la semana, Ana ha tenido que contratar a tres personas más desde entonces y hace unos meses abrió una nueva nave en Chiclana.

La plataforma beneficia a los negocios con un nicho muy específico y el ejemplo de Curiá, especializada en regalos de bodas, bautizos o comuniones, cuadra a la perfección con la campaña de acercamiento al pequeño comercio. En su última acción, la de emular un mercado navideño clásico, han decidido contar con su presencia durante las dos jornadas para «mostrar cómo trabajan en su taller» y que los asistentes descubran «cómo se pueden personalizar artesanalmente algunos regalos a la venta en Amazon».

Alejandra Curiá, candidata a nivel local a la mejor trayectoria empresarial AJE 2021, se muestra satisfecha de los resultados en los últimos meses, e incluso percibe un incremento de las ventas en la tienda física a raíz de su exitosa promoción en Internet: «Parece que la gente se ha dado cuenta de que existimos, de que seguimos estando vivos».

Selección por QR y venta a través de la aplicación

El mercado navideño pretendía emular los eventos clásicos que se celebran anualmente en muchas ciudades, pero tenía varios matices que lo diferenciaban del comercio más tradicional. Las doce tiendas invitadas llevaron una selección de sus mejores productos, pero la venta de los mismos debía realizarse a través de un código QR con el que el cliente llegaba al ticket del producto para solicitar la compra a través de la plataforma de venta de Amazon.

Fuente: lavozdigital.es