Saltar al contenido

Las nuevas tiendas de Madrid apuestan por el interiorismo creativo para ganarle la partida al ‘online’

Recrear el Mediterráneo, exponer obras de arte o rescatar artesanías olvidadas son las nuevas experiencias que acompañan la creciente demanda de un diseño diferente en los comercios conceptuales de la capital

En pleno barrio de Las Salesas, en el número 23 de la calle Fernando VI, hay un espacio que traslada a quien lo traspasa al Mediterráneo. Aquí las piezas de arte fabricadas con fibras naturales como el lino o el esparto se codean con prendas de ropa de la firma de moda francesa Sessùn. “Recuerda al taller de un artista, con objetos que rememoran el cubismo y al arte africano tradicional. La memoria nos traslada a los yacimientos arqueológicos del Mediterráneo, en los que parte del conjunto permanece ingrávido e impasible en el tiempo”, revela Gabriel Escámez, director de arte y fundador de Cobalto Studio, artífices de esa obsesión por el Made in Mediterráneo que vive el planeta y que convierte cada detalle de su iconografía en un reflejo perfecto del interiorismo aspiracional en 2021.

Escámez explica que, para concebir este espacio, conservaron elementos característicos de la arquitectura local como pilares de hierro forjado, vigas y revestimientos de granito. “La visión de Sessùn está muy alineada con el patrimonio cultural que también representa Cobalto Studio. El mármol, por ejemplo, aparece en diferentes muebles de la tienda, con formas muy sencillas sostenidas entre sí y en aparente equilibrio, casi de un modo romántico, como lo hacen en los campos de ruinas”. Esta manera poética de resolver espacios ha hecho de Cobalto uno de los estudios más solicitados por parte de firmas que buscan más una experiencia estética que un punto de venta sin más. Sin embargo, su propuesta no se enmarca en el concepto anglosajón de retailtainment, que alude a la incorporación de dinámicas de juego y entretenimiento que mejoren la experiencia en el punto de venta. “La demanda más común es la polivalencia de sus espacios en los que puedan dar talleres, charlas, encuentros… La experiencia del consumidor cada vez se encara más hacia una percepción más cercana y menos pretenciosa en la que el espacio desprenda algo poético y acompañe a los productos como un conjunto”, reflexiona Escámez. La experiencia avala su teoría: ellos son autores del interiorismo de Formaje (Plaza de Chamberí, 9), una quesería de vanguardia que busca crear una comunidad en torno a este alimento a través de catas y encuentros; y de la primera tienda de la marca española de accesorios Mercules en Madrid, que preparara un segundo multiespacio en la calle Barquillo con barra de champagne y un taller de cerámica.

Rincón de la tienda Sessùn (Fernando VI, 23) diseñada por Cobalto Studio.
Rincón de la tienda Sessùn (Fernando VI, 23) diseñada por Cobalto Studio.PABLO ZAMORA

A pocos minutos a pie, ese fervor por el Mediterráneo se desplaza hacia el interior de la península con la cerámica al peso y loza portuguesa que ofrece el nuevo local de La Oficial (Pelayo 43). Su tercer espacio hasta la fecha, desde su creación en 2017, añade a su catálogo piezas sueltas de vajillas de La Cartuja de Sevilla y su primera colección propia. “Son piezas de alfarería popular de Granada y nuestras primeras velas, que huelen a vacaciones y por eso se llaman como nuestros abuelos, Juan y Dora”, explican los fundadores del espacio. Para su reforma contaron con la ayuda de Estudio Petra, un taller de enmarcación y arte mural que desarrolla bodegones con cerámicas y estructuras de madera. “Anteriormente este local era la tienda [del diseñador] Guille García-Hoz, que era muy conocida, así que tuvimos que darle un gran giro. Escogimos el color arcilla, el mismo de los bloques de cerámica que comprábamos en las papelerías para modelar. Creamos estanterías de madera lacadas a tono y añadimos lámparas de cristal de Murano, heredadas como las alfombras, y un viejo mostrador de farmacia. El resto de la decoración lo ponen las flores de Alejandro F. Banegas, de Brumalis, y sobre todo, nuestras vajillas”, recalcan.

Las cerámicas y los muebles heredados son los protagonistas del nuevo espacio de La Oficial (Pelayo, 43).
Las cerámicas y los muebles heredados son los protagonistas del nuevo espacio de La Oficial (Pelayo, 43).

En el barrio de Chamberí, los escaparates de HECHO (Quesada, 2), otro nuevo espacio que está revolucionando la forma de comprar menaje para la casa, parecen obras de arte, y presagian el ambiente creativo de su interior como sede también de los estudios Plutarco y Estudio Reciente. “La gama cromática pretende ser fría pero neutra, con un suelo de granito de Galicia y el techo proyectado en vermiculita y pintado en azul grisáceo. Buscábamos generar un espacio ‘aséptico’ donde el diseño fuera el protagonista”, explican en Plutarco. Para que los objetos y su historia pasaran a un primer plano –de firmas como Hay, Ferm Living o Jars– utilizaron bloques de vidrio transparente y aluminio en bruto. Las grandes cortinas correderas, aclaran, permiten que el espacio mute según las necesidades. ”Entre semana la tienda mengua y se divide con un visillo translúcido que deja entrever los estudios en la trastienda. Durante el fin de semana se transforma y el espacio de venta se expande colonizando la gran mesa central compartida, rodeada por un telón muy teatral que la enmarca por completo. Su potencia visual nos hizo pensar en invitar mensualmente a amigos, diseñadores y otras tiendas afines a nosotros para fomentar el intercambio”. Además del asesoramiento para proyectos de restauración e interiorismo, en un futuro planean realizar un showcooking en la planta baja y formar parte de la vida de barrio con eventos junto a negocios locales como Toma Café o la coctelería The Dash. “Las tiendas ya no son solo un sitio donde se venden cosas. El proceso de compra tiene ahora que aportar algo más. Cuando alguien busca un objeto aprecia el hecho de que este tenga una historia detrás, conocer un artesano, saber algo más acerca del proceso de producción”, concluye Aleks Gallardo, cofundador de HECHO.

Este fenómeno multidisciplinar no solo compete a sectores como la decoración o la moda. Byredo, la marca sueca de perfumes creada por Ben Gorham, aterrizó este otoño en Claudio Coello con una vocación similar. Un espacio de 64 metros con colores vivos, contrastes de texturas, aluminio galvanizado, y terrazo en los expositores. “Hemos utilizado los mejores materiales para crear algo visceral. Realmente quiero que la gente experimente las emociones de Byredo cuando entren en la tienda y perciban el contraste con la pureza de nuestros productos”, comunicó el diseñador sueco.

Primera 'flagship store' de  la marca sueca de perfumes Byredo en la capital (Claudio Coello, 73).
Primera ‘flagship store’ de la marca sueca de perfumes Byredo en la capital (Claudio Coello, 73).FERNANDO ANDRES

Sin salirnos del barrio de Salamanca y con la belleza como hilo temático, aterrizamos en la segunda apertura de Oculto Hair Club (callejón de Jorge Juan), un salón que rinde culto al cuidado del cabello a través de disciplinas tan dispares la arquitectura, la gastronomía y el arte. Estudio Moss, que lidera el diseñador industrial Alberto Zarza, realizó el interiorismo de esta espacio diáfano de 200 m2 a tres alturas, sorteado por una gran escalera de hierro, ladrillo visto y neones. “La parte de arte la gestiona la galería Gärna con una exposición bimensual, lo que hace que el espacio esté siempre vivo y dinámico”, explican en Oculto.

Una gran escalera de hierro, el ladrillo visto y los neones encaran el diseño de la segunda apertura de Oculto Hair Club (callejón de Jorge Juan).
Una gran escalera de hierro, el ladrillo visto y los neones encaran el diseño de la segunda apertura de Oculto Hair Club (callejón de Jorge Juan).GABRIEL GALINDEZ

Para Llop Madrid la galería es el alma de su local en el barrio de Las Letras (San Pedro, 9). El boca a boca ha hecho que, a pesar de su corta trayectoria –se inauguró en abril–, se haya convertido en un referente de la ruta del diseño en la ciudad con una amplia propuesta que engloba su propia colección de moda y piezas de arte diseñadas y producidas en España.”La galería fue renovada al completo, solo conserva la fachada original. Originalmente fue una casa familiar en la que vendían leche, y más tarde, una chupitería”, rememora su fundador, Álex Llop. El diseñador de la firma de ropa que lleva su propio apellido quiso crear una tienda y galería de arte que reflejara un pedacito del Mediterráneo. “La arquitectura es toda blanca, con paredes encaladas como las de las casas de Portlligat o Ampurdá. Plasma ese recuerdo de la masía familiar donde pasaba todos los veranos”, explica. En ella, casi todos los objetos están a la venta en exclusiva, como figuras de cera de Mulier o piezas de Museo del Cántaro de Argentona. “En un futuro queremos realizar encuentros con los artistas y que presenten ellos mismos su obra al público”. Llop coincide en que una forma de compra diferente potencia el resultado final, en su caso, basado en la cercanía: “Yo mismo atiendo en el mostrador y asesoro. Aunque he desarrollado la parte del comercio online, el 99 % de las ventas se realizan en la galería. Si al cliente no le ofreces una experiencia diferente, no responde igual”.

El Mediterráneo inspiró todo el interiorismo de la tienda y galería de arte Llop Madrid (San Pedro, 9).
El Mediterráneo inspiró todo el interiorismo de la tienda y galería de arte Llop Madrid (San Pedro, 9).ASIER RUA

Fuente: El País

AGECU