Los negocios se ven abocados a la transformación tecnológica y a la innovación para satisfacer sus necesidades de compra

Los mileniales llevan tiempo suponiendo un reto para las empresas. Los nacidos entre 1981 y 1995 son una generación digital e hiperconectada que obliga a la transformación digital de los negocios para sobrevivir. Algo que se ha acelerado con la pandemia.

La adaptación tecnológica resulta clave si se quiere aumentar la competitividad y crear valor con unos clientes que buscan experiencias de compra mucho más allá de lo físico. Satisfacer sus expectativas requiere avanzar sí o sí en la economía digital, ya sea a través de la innovación o de simplemente subirse al carro del comercio electrónico.

Según el estudio de Carat Consumer Connection System, el 62% de los mileniales usa internet como principal fuente de información para tomar decisiones de compra. Es decir, la mayoría empieza el proceso de compra de manera online, lo que está revolucionando la forma de adquisición de productos y servicios.

El 62% de los jóvenes usa internet para decidir su compra

“Los millennials han creado sus propias reglas a la hora de comprar, por lo que es el momento de que las tiendas se renueven en su estrategia de venta y se adapten sus espacios físicos al modelo digital”, considera Jaume Portell, CEO y cofundador de Beabloo, empresa tecnológica que desarrolla soluciones para hacer más inteligentes los espacios físicos. A su juicio, esto presenta un gran desafío para el sector retail (comercio minorista) en concreto. “Un público que está menos receptivo a los anuncios tradicionales debe encontrar en la tienda física un espacio innovador y digitalizado que se adapte a sus necesidades”, asegura Portell. Y añade que “los millennials valorarán soluciones tecnológicas que hagan la experiencia de compra positiva y personalizada”.

De acuerdo con un estudio de la herramienta online LiveCareer, el 95% de los mileniales se consideran expertos en tecnología, seguido por un 89% de la generación X y un 81% de baby boomers.

En este contexto, las empresas deben empezar a aprovechar las herramientas que ofrece la tecnología para seducir al cliente. En cuanto a la personalización, soluciones de cartelería digital (digital signage) o un sistema de gestión de contenidos (CMS) pueden ser los mejores aliados.

Por ejemplo, a través de la cartelería digital inteligente, un establecimiento puede ir mucho más allá de ofrecer una pantalla que sustituya a los carteles tradicionales. Permite mostrar mensajes que se adaptan a la demografía y a los intereses de los clientes, fomentando su fidelización. Así, el cliente milenial valorará una mayor interacción, incorporando elementos táctiles y nuevas experiencias.

El 83% de las empresas ya admite el pago con el móvil o ‘contactless’

Un creciente Barómetro de Mastercard refleja cómo muchos negocios se inclinan, cada vez más, por el comercio electrónico para ofrecer sus productos y servicios online. Mientras en 2019 el 12% de las empresas que aceptaban tarjetas contaban con un TPV virtual –los terminales que se utilizan para procesar los pagos online–, hoy un 26% cuenta con uno, lo que supone un aumento de 14 puntos porcentuales en los últimos dos años.

Según Paloma Real, directora general de Mastercard España, la crisis por el Covid-19 “ha acelerado la aceptación de los pagos digitales y ha impulsado la adopción de la tecnología contactless. Igualmente, muchos comercios han visto una oportunidad en el comercio electrónico que les ha permitido, en las actuales circunstancias, mantener su negocio y escalarlo”. De hecho, según el estudio, el 83% de los negocios en España ya admite el pago con el móvil o tarjeta contactless.

Incluso en la industria se avecina una nueva era impulsada por la convergencia tecnológica de los mundos físico y virtual. “La industria inteligente es la próxima generación de la transformación digital”, indica Roshan Gya, de Capgemini, que acaba de dar a conocer la tercera edición de la publicación Conversations for tomorrow. En ella se destaca cómo el rápido desarrollo de tecnologías como la nube, la inteligencia artificial (IA), el internet de las cosas (IoT) o el 5G son fundamentales para reconfigurar las industrias tradicionales y generar mejores experiencias para los clientes.

REDEFINICIÓN DE LA CULTURA EMPRESARIAL

Nuevas metodologías de trabajo. Según The Valley, hub de conocimiento especializado y de referencia en el mundo digital y tecnológico, los procesos de digitalización de las empresas van desde la automatización de tareas para hacer más eficiente el trabajo hasta la implementación y puesta en marcha de metodologías de trabajo innovadoras. “Son muchos los procesos que las empresas deben abordar para adaptarse a la economía digital y poder responder a los ritmos que demanda el mercado actual y futuro”, señalan. “No obstante, para lograr el éxito uno de los pilares fundamentales es la redefinición y transformación de la cultura empresarial y la gestión del talento digital y tecnológico”, apuntan.

Inteligencia artificial versus seguridad. La cada vez más rápida introducción de la IA en diferentes sectores de actividad ha modernizado la sociedad. “Las empresas, en definitiva, corren grandes riesgos de pérdida de competitividad si no incorporan ningún elemento de IA”, sostiene el CEO y fundador de Atomian, Miguel Montero de Quadras. Sin embargo, pone de relieve que esta tecnología todavía es relativamente nueva y deben plantearse lo antes posible debates en torno a su control y uso ético para garantizar su correcto funcionamiento y la seguridad de las personas. “La responsabilidad ética de la IA pasa, en primer lugar, por una concienciación responsable de los trabajadores”, opina.

Fuente: Cinco Días