El valor actual de su negocio está lejos del de Amazon o XPO en España

El Corte Inglés aspira a convertirse en un actor relevante dentro de la logística ligada al retail y, sobre todo, al comercio electrónico. La apuesta inicial no es pequeña: Logística Avanzada, la filial a través de la que canalizará sus esfuerzos en el sector, parte con una plantilla de 3.500 trabajadores, después de que en los últimos días el grupo haya segregado todos sus activos logísticos, incluida la mano de obra y excluidos los inmobiliarios, en favor de esta nueva sociedad.

El grupo compara su apuesta en la logística a la que hizo en su día con los seguros o con la agencia de viajes: actividades que empezaron dando servicio interno y que acabaron siendo una línea de negocio relevante. El Corte Inglés valora su actividad logística interna, con más de 50 almacenes, en unos 400 millones de euros, cifra que prevé, al menos, duplicar a medio plazo, e incluso triplicar, en la mejor de sus previsiones, dando servicios integrales a terceras empresas.
Pero por el camino deberá competir con multinacionales gigantescas y especializadas en logística ligada al comercio electrónico. En el caso de que El Corte Inglés Logística Avanzada facturara 1.200 millones a medio plazo, alcanzaría la cifra que ya genera Amazon con sus filiales logísticas y de transporte en España.

El gigante estadounidense cuenta con dos sociedades para desarrollar estas actividades: Amazon Spain Fulfillment y Amazon Road Transport Spain. La primera es la que aglutina las cerca de 30 instalaciones logísticas que tiene repartidas en España, entre almacenes, estaciones y centros urbanos dedicados a entregas ultrarrápidas, y en las que gestiona los envíos de productos propios y de terceros.

Gigantes


En 2020, esta sociedad alcanzó una facturación de 580 millones de euros, un crecimiento del 75% respecto al año anterior, en un año en el que los confinamientos dispararon la demanda de pedidos online. El beneficio neto fue de 13 millones, tres menos que un año antes, según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil. A 31 de diciembre de 2020 contaba con 7.700 empleados, más del doble con los que arranca El Corte Inglés Logística Avanzada.

Pero también hay que sumar las cifras de Amazon Road Transport Spain, encargada de distribuir los pedidos que genera la compañía de comercio electrónico. La cifra de negocios de esta sociedad fue de 566,4 millones en 2020, un 138% más, con una rentabilidad de 4,5 millones, más del doble que en 2019. La plantilla rozaba las 2.700 personas, casi 1.600 más que en 2019.

Más cerca tiene a otros operadores, también multinacionales, y con fuerte presencia en la distribución. Es el caso de la estadounidense XPO, uno de los principales socios de Inditex en materia logística.

Por ejemplo, está detrás del almacén de más de 100.000 metros cuadrados de Marchamalo (Guadalajara), desde el que el gigante textil envía los pedidos online. También trabaja con otras compañías de distribución como Carrefour o Primark. Al cierre de 2020 XPO declaró una facturación de 766 millones en España, un 1% más, siendo su tercer mercado europeo más importante y donde tiene más de 40 centros logísticos y cerca de 6.000 trabajadores.

El verano pasado XPO escindió su actividad logística, que acomete ahora bajo la sociedad GXO. Otro gigante como DHL también supera los 700 millones de facturación con sus dos principales filiales españolas: DHL Supply Chain y DHL Express.

Pero, además de los operadores clásicos, El Corte Inglés también deberá competir con otros que, al igual que en su caso, buscan ampliar negocios. Es el caso de Correos, que acaba de poner en marcha un servicio de logística integral para el comercio electrónico dirigido a terceras empresas, con almacenaje, preparación y envíos de pedidos. En definitiva, un sector en el que todos quieren su parte del pastel.

Fuente: Cinco Días