Comercio Minorista crea una plataforma para ayudar a los pequeños negocios / Arroja información de utilidad basada en estadísticas y neurociencia, con presentaciones y estudios adaptados a las necesidades del establecimiento.

Escuchar qué piensan los clientes siempre es interesante para mejorar. Además, conocer las exigencias y las expectativas de la persona que entra en tu negocio y compra es una pieza clave para garantizar la viabilidad de tu organización. Es verdad que quieres crecer, pero tienes que saber cómo. No todo vale. Este boca a boca del siglo XXI te ayudará a satisfacer las necesidades de tus consumidores y, sobre todo, a que se conviertan en prescriptores de tus productos o servicios. Eso sí, no siempre es fácil, y si no que se lo digan a los establecimientos de proximidad. 

El Proyecto I+D Comercio Minorista nació con el objetivo de diseñar e implementar una plataforma que sistematice el análisis de datos de los comercios minoristas y proporcione información útil al comerciante. Como todas las plataformas digitales, explica la profesora de la Facultad de Comercio de la Universidad de Valladolid (UVa) Ana Bedate Centeno, se trata de un sitio en internet con almacenamiento en nube, que toma información de diversas fuentes y utiliza un servicio de análisis de datos para procesar y presentar la información mediante visualizaciones interactivas de fácil manejo e interpretación.

«Pretende ofrecer al comercio una forma fácil de visualizar datos de clientes y ventas en relación con la climatología, los eventos de programación urbana y el tráfico peatonal de la zona donde se aplique cada estudio». En este camino cuentan con la empresa Sociograph Neuromarketing, socia y colaboradora de la Cátedra de Innovación para el Comercio, que aporta la tecnología necesaria para evaluar el impacto que genera el escaparate y el interior de la tienda en los clientes potenciales. A través de esta compañía, añade, se obtienen indicadores sobre la atención, la emoción y el impacto que provoca la disposición y ambiente de las tiendas, que también se incorporan a la plataforma.https://3de3939f52d8f218bad08ac36cffa6bb.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

Este sistema ofrecerá la posibilidad de visualizar con facilidad cuestiones como, por ejemplo, si en determinada zona o en determinada tienda se compra más por las mañanas que por las tardes, cuáles son los días de la semana en que se vende más y a qué horas, si los días de campaña Black Friday han sido efectivos o no, incluso, cuando se celebre una carrera urbana se podrían observar las repercusiones de este evento en las ventas según la hora, es decir, qué ha pasado durante y después del evento. «Cuando apliquemos técnicas de neuromarketing, también se podrá consultar esta información, de manera que un establecimiento conozca qué zonas de su escaparate o de su tienda generan más interés y en qué tipo de cliente potencial: joven, mayor, hombre, mujer, etcétera». 

Está previsto que la plataforma cuente con un área pública y otra privada. El área pública se irá nutriendo de datos de caracterización de las zonas que vayamos estudiando y también de los datos de ventas y perfil de cliente que aporten los comercios participantes, con la idea de formar una gran base de datos que proporcione información útil para el comercio en general, pero sin exponer en ningún momento la identidad de los comercios participantes. El área privada, lógicamente, dará información completa y detallada de su propio negocio a cada comercio colaborador, accediendo a su cuenta privada mediante clave.

¿Cómo te puedes dar de alta? Se podrá acceder a la plataforma a través de la página web de la Cátedra de Innovación para el Comercio y será algo tan sencillo como seleccionar qué tipo de información se desea visualizar y aplicar los filtros oportunos en cada caso. Pone como ejemplo, si se quiere información del perfil de clientes en una zona, se pueden pedir datos generales, por sexo, rango de edad, forma de pago, modo de acceso a la zona comercial… En caso de que se quiera observar la relación entre tráfico peatonal y ventas, se pueden aplicar filtros por días, horas, mañana y tarde, días de campaña comercial frente a días ordinarios, entre otros. 

A mayores y en el área privada, los comercios en los que se haya aplicado un estudio de neuromarketing al escaparate o al interior de la tienda, podrán visualizar sus resultados que incluirán datos del impacto generado en los distintos perfiles de cliente, mapas de calor para detectar qué zonas funcionan mejor o peor dentro de la tienda, etc. De esta forma, los comerciantes tendrán una información valiosa para hacer en su negocio las mejoras que estimen oportunas.
Respecto a las ventajas, Bedate Centeno asegura que el proyecto generará un volumen de información lo suficientemente grande como para proporcionar una buena referencia a los comerciantes que les sirva de guía para saber cómo se posiciona su negocio dentro de una zona concreta, o también en qué situación están en comparación con los establecimientos de su misma tipología. 

«Tener una amplia información a este respecto, sin duda, ayudará a definir mejores estrategias comerciales, pues conocer los datos de tráfico peatonal de una zona, pueden ayudar a reconfigurar horarios o a plantear estrategias de atracción con el fin de que el público que circula por la calle entre en el comercio. Si un comercio observa que determinada campaña comercial no ha sido efectiva para él, puede decidir con datos objetivos redirigir sus esfuerzos a otro tipo de promociones», sostiene la profesora de la UVa. 

Como valor añadido, en su opinión, está el hecho de que la plataforma va a ser fácil de utilizar y sencilla de interpretar por personas no expertas, sin conocimientos informáticos o estadísticos. El usuario podrá visualizar paneles y filtrar los datos para tener información detallada y útil sobre el comercio en general y sobre su establecimiento en particular de una forma muy cómoda.

La idea surgió, según recuerda, del interés del equipo que se encuentra detrás del proyecto por observar e investigar qué factores afectan positiva o negativamente al comercio y qué se puede mejorar. «Aunque damos por sentado que cada comerciante conoce su negocio y sabe lo que gusta a sus clientes, pensamos que los datos aportan una visión objetiva y complementaria que no siempre tienen. Hacer mediciones de clientes potenciales, buscar relaciones entre variables, analizar comportamientos de compra, etc. y que esta información sea accesible, creemos que es de gran utilidad», defiende. 

En esta línea, avanza que ya se han interesado diversos entes públicos y privados, entre ellos la Dirección General de Comercio de la Junta de Castilla y León, los ayuntamientos de Palencia, Soria, Segovia y Salamanca, la Federación de Comercio de Burgos y el Ayuntamiento de Valladolid a través de la Agencia de Innovación y Desarrollo Económico. También mantienen contactos a través del comité de expertos de la Cátedra con empresas como Leroy Merlin, El Corte Inglés, Carrefour, Ikea, el grupo Tendam, Mercadona, así como con el centro comercial La Vaguada de Madrid, entre otros.
De cara al futuro, adelanta que quieren seguir investigando y realizando aplicaciones en distintos contextos, con diferentes tamaños de ciudad o zona comercial, con distintos formatos comerciales, etcétera. Su deseo es continuar aportando conocimiento y sumando miembros y colaboradores a su red. 

Fuente: El Mundo