A lo largo de 2022 los participantes van a recibir asesoría sobre estrategia empresarial, comunicación e imagen comercial con el fin de mejorar sus resultados

Cuatro establecimientos zaragozanos serán los protagonistas de esta séptima convocatoria del MIZ-Lab, que se pone en marcha con el fin de acercar los procesos de innovación al pequeño comercio a pie de calle.

Esta edición tiene como principal novedad el hecho de dedicarse a los pequeños comercios físicos situados a pie de calle. Desde hoy, cada uno de los proyectos seleccionados trabajará en los pilares fundamentales de un negocio: la estrategia empresarial, comunicación e imagen comercial. Tres asesores especialistas en cada uno de estos ejes, acompañarán a los proyectos a través de diversas asesorías personalizadas que facilitarán un reenfoque del modelo de negocio y crearán una metodología que inspire los cambios en su nueva etapa.

Todos los procesos de trabajo culminarán con una sesión final conjunta en el mes de noviembre, en la que se podrá apreciar la nueva orientación trabajada durante el proceso y los objetivos de futuro.

Los cuatro comercios fueron elegidos dentro de una convocatoria que ha estado abierta tanto a esas tiendas que forman parte de la historia del comercio zaragozano y que ahora buscan el relevo generacional, como a esos establecimientos que abrieron hace décadas o incluso meses, pero que se esfuerzan día a día en crear un comercio diferente en Zaragoza.

La convocatoria arrancó el pasado 16 de diciembre a través de un encuentro virtual. En esa línea, trabajan ya en el laboratorio el espacio multidisciplinar innovador creado por la diseñadora Lucía Rodríguez, Dasein, que está dando sus primeros pasos en las Delicias. Se trata de un espacio que es nexo de unión y lugar donde crear sinergias entre las personas creativas y artistas de la ciudad. También participa, Véndelo Amazing establecimiento del sector Universidad que vende productos de primera y segunda mano cuyas señas de identidad son el coleccionismo y el interés por la economía circular y la sostenibilidad del planeta.

Además, en el barrio de La Fuentes se encuentra Zararte, un espacio dedicado a las bellas artes en el que se puede encontrar creaciones de obras originales, tanto en pintura al óleo como en cerámica, materiales y talleres de diferentes materias artísticas. El cuarto establecimiento es La Cordonería, céntrico comercio zaragozano fundado en 1890 dedicada a la venta de cíngulos, borlas, medallas para cofradías, cortinas y accesorios personalizados, entre otros artículos.

«MIZ-Lab» ha generado durante seis convocatorias consecutivas un proceso de trabajo intensivo con hasta 11 de los proyectos emprendedores. Todos ellos han pasado a formar parte de la red de economía creativa Made in Zaragoza con el objetivo de mejorar los resultados comerciales, favoreciendo la sostenibilidad empresarial del proyecto, facilitando un reenfoque del modelo de negocio asociado a dicha sostenibilidad, y creando una pedagogía y metodología que inspire el cambio por contagio.

Fuente: eleconomista