El pasado noviembre el gobierno aprobó una medida para favorecer la digitalización de las empresas. El objetivo es apoyar la transformación digital de microempresas y autónomos españoles, así como acompañarlos durante el proceso.  Esta medida se enmarca en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, la agenda España Digital 2025 y del Plan de Digitalización de Pymes, y es la primera actuación relacionada con la digitalización que se lleva a cabo con la cobertura de los fondos europeos de recuperación. 

En concreto, se destinarán 3.000 millones de euros para la transformación tecnológica del 99% del tejido productivo nacional, que da empleo al 50% de la población activa. 

Pero ¿cómo se van a movilizar estas ayudas para ponerlas al servicio del tejido empresarial? Se repartirán en forma de bonos que los empresarios y autónomos podrán utilizar para adquirir productos y soluciones digitales a través de los Agentes Digitalizadores (empresas prestadoras) aprobados por el Gobierno. Los servicios que cubrirán los bonos son los siguientes:

  • Sitio web y presencia en internet (2.000 €)
  • Comercio electrónico (2.000 €)
  • Gestión de redes sociales (2.000 €, 2.500 € más 10 empleados)
  • Gestión de clientes (2.000 €, 4.000 € más 10 empleados)
  • Business intelligence y analítica (1.500 € hasta 3 empleados, 2.000 € hasta 10 empleados, 4.000 € hasta 10 empleados)
  • Gestión de procesos (500 € hasta 3 empleados, 2.000 € hasta 10 empleados, 6.000 € hasta 10 empleados)
  • Factura electrónica (500 €, 1.000 € más 10 empleados)
  • Servicios y herramientas de oficina virtual (250 €/usuario)
  • Comunicaciones seguras (125 €/usuario)
  • Ciberseguridad (125 €/usuario)
Qué ventajas aporta la digitalización de una empresa

Aunque hay muchos autónomos y pequeñas empresas que se resisten a dar el salto a lo digital, lo cierto es que, sin importar el tamaño, cualquier entidad puede sacar partido a las mejoras en el flujo de trabajo que conlleva. Entre las ventajas que aporta la digitalización:

  • Reducción de tiempos y de costes
  • Mejora en la eficiencia a todos los niveles
  • Aumento de la productividad y del volumen de negocio
  • Mejora en la experiencia (y comunicación) de los clientes
  • Adaptación más rápida y eficaz a los cambios del mercado
  • Atracción y retención de talento
Quién puede acceder a estas ayudas

Lo primero que hay que decir es que no todas las empresas necesitan acceder a los bonos de digitalización. Todo dependerá del nivel de transformación tecnológica que tengan. Para testarlo y que puedan decidir, se ha diseñado una herramienta de autodiagnóstico en la plataforma AceleraPyme. También se han establecido oficinas presenciales por todo el territorio.

Si finalmente la empresa decide acogerse a los bonos, lo primero que tiene que hacer es comprobar que se cumplen los requisitos establecidos en las bases de la convocatoria, que ya están publicadas en el BOE. A grandes rasgos son:

  • Ser autónomo, pequeña empresa o microempresa.
  • Cumplir los límites financieros y efectivos que definen las categorías de empresas.
  • Estar en alta y tener la antigüedad mínima establecida por convocatoria.
  • No ser considerada empresa en crisis.
  • Estar al día con las obligaciones tributarias y con la Seguridad Social.
  • No estar sujeta a una orden de recuperación pendiente de la Comisión Europea que declare una ayuda ilegal e incompatible con el mercado común.
  • No incurrir en las prohibiciones previstas en el artículo 13.2 de la Ley 38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones.
  • No superar el límite de ayudas ‘minimis’.
Cuánto tiempo estará vigente este plan

Las ayudas se repartirán en varias fases hasta 2023. En la primera, que tiene un presupuesto de 500 millones, podrán concursar pymes de entre 10 y 45 trabajadores, así como autónomos;  se espera alcanzar a cerca de un millón de empresas.  Más adelante, durante este mismo año y el próximo, se harán nuevas convocatorias a las que se podrán ir sumando el resto de empresas y autónomos.

Estas ayudas se abonarán en dos tramos distintos: en el momento de la compra de las herramientas, se cubrirá un 70% del coste de las mismas; y una vez pasado el periodo de uso, cuando se haya podido validar su uso adecuado, se completará el 30% restante.

Cómo se solicitan las ayudas del kit digital

Una vez que hemos constatado que podemos acceder al paquete de ayudas, tenemos que formalizar la petición. Para ello, contamos con dos vías: una telemática y otra presencial.

Si la persona autónoma o la pyme se decantan por la opción telemática, deben seguir los siguientes pasos:

  1. Tienen que registrarse en la web AceleraPyme.
  2. Realizar el test de autodiagnóstico para conocer el nivel de digitalización del que se parte.
  3. Consultar el catálogo de soluciones digitales y escoger las que más se ajusten a las propias necesidades. No es necesario recurrir a todas.

Si, por el contrario, se prefiere hacer la solicitud de manera presencial, se tendrán que dirigir a cualquiera de las Oficinas AceleraPymes distribuidas por todo el territorio para dicho fin. A través de ellas también se puede solicitar asesoramiento durante el proceso, de la misma manera que también puede pedirse a través del teléfono gratuito 900 909 001, donde también pueden plantearse cuantas consultas y dudas surjan.

Fuente: marketing4ecommerce