Saltar al contenido

Caprichos, seguridad y nuevos valores: cómo seducir al cliente pospandemia

Los dos años de pandemia han dejado a un consumidor que busca más opciones y más sostenibilidad, artículos que le hagan sentir bien consigo mismo y servicios fuera de las grandes metrópolis.

Los últimos dos años de pandemia han cambiado el mundo, probablemente para siempre, y también los gustos y preferencias del consumidor. El cliente de 2022 busca más opciones y más seguridad, empresas con valores y artículos que le hagan sentir bien consigo mismo, y comienza a interesarse por canales todavía residuales como el metaverso.

Estas son algunas de las conclusiones del informe Top 10 Global Consumer Trends, elaborado anualmente por la consultora Euromonitor. El control financiero, el auge de la segunda mano o la digitalización, también entre las generaciones más mayores, son otras de las tendencias que definirán al consumidor de 2022.

Siempre hay que tener un plan B

Tras las interrupciones causadas en la cadena de suministro en los últimos meses, los consumidores se preocuparán más por tener el control y conseguir sus productos y servicios habituales, planificando comprar artículos similares o encontrando soluciones alternativas como la suscripción, el alquiler de prendas o la compra de segunda mano, según el informe. La rotura de la supply chain también está obligando a las empresas a pivotar para poder ofrecer nuevas soluciones a sus clientes, invirtiendo en el aprovisionamiento local y la automatización de su logística para superar la escasez de stock. Según Euromonitor, “la localización y la optimización serán las claves para los próximos meses”.

Un sí al crecimiento personal

La aceptación, el cuidado personal y la inclusión son las bases de otra tendencia de consumo, en la que los consumidores priorizarán su felicidad y crecimiento personal comprando bienes que incrementen ese sentimiento de amor propio. En este caso, las marcas tendrán que invertir en crear conexiones más profundas para empatizar con sus clientes, a través del lanzamiento de productos que evoquen al bienestar físico, emocional o espiritual. La inteligencia artificial puede jugar un papel clave en el desarrollo de este tipo de estrategias, facilitando soluciones personalizadas para cada tipo de cliente.

Una paradoja social

La vuelta a los hábitos prepandemia, subraya el informe, depende del nivel de confort de cada consumidor. Mientras unos se muestran entusiasmados por recuperar sus hábitos pre-Covid, otros dudan a la hora de retomar sus actividades sociales, lo que crea una paradoja de la socialización. Con el objetivo de no sacrificar la experiencia del consumidor, las compañías tendrán que ofrecer soluciones integrales, independientemente del canal utilizado, por lo que las que instauren un modelo híbrido podrán recuperarse de manera más rápida. Algunas de las medidas que promueven la toma de decisiones del consumidor final son la renuncia a los gastos de cancelación o políticas de devolución sin coste adicional.

La inteligencia artificial también formará parte de las claves de consumo

Urbanitas que buscan el mundo rural

Con el confinamiento y el trabajo a distancia, muchos consumidores buscaban un oasis fuera de sus propias casas con el fin de huir hacía un entorno más natural y con menos contaminación, explica Euromonitor. Las empresas, en este caso, deberán expandir su red de distribución para conseguir más puntos de venta para poder llegar a un público más amplio y retener a sus clientes.

Las finanzas como ‘hobby’

Con la democratización de la gestión financiera, los consumidores están ganando confianza y cada vez se esfuerzan más por reforzar su seguridad en términos económicos. Esto provoca cada vez quieran controlar mejor su dinero y usen servicios y aplicaciones para rastrear las transacciones con el fin de gastar menos, pero mejor. Para mejorar la seguridad financiera del consumidor, las empresas tendrán que invertir en ofrecer herramientas simples y soluciones sencillas para incrementar la confianza del usuario frente a su gestión financiera, con opciones entre las que se encuentran el pago con criptodivisas o la opción buy-now-pay-later.

Dar una vuelta de tuerca

Estos dos últimos años, marcados por el estallido de la pandemia y la recuperación de la crisis sanitaria, han provocado que muchos consumidores estén planteándose realizar cambios drásticos en su estilo de vida, valores u objetivos, cambiando de prioridades y dando más importancia a su salud mental. Para promover la fidelización de sus clientes, las compañías deberían centrar sus fuerzas en la innovación, a la hora de lanzar nuevos productos y servicios, a través de experiencias que respondan al efecto de “crecimiento personal”.

La suscripción o el alquiler de prendas, entre las tendencias de consumo que marcarán los próximos meses

Digitalización para todos

La pandemia ha supuesto un aumento de la penetración digital, también entre las generaciones mayores. En este caso, las empresas tienen la oportunidad de ajustar su experiencia digital a este segmento de clientes para cubrir sus necesidades a través del canal online. La tecnología fácil de usar y la comunicación clara y concisa definirán el futuro en la inclusión digital para los consumidores de mayor edad.

El nacimiento del metaverso

Entre algunas acciones que están promoviendo la aceleración de este nuevo canal se encuentran las ventas en streaming y el gaming. En este contexto, las marcas son las que tienen el control y esto genera oportunidades para impulsar el desarrollo del comercio electrónico, los productos de realidad aumentada y las ventas de artículos 3D. Las redes sociales también juegan un papel fundamental en esta nueva tendencia de consumo; en concreto, el año pasado más del 30% de consumidores que vieron un anuncio en un video de TikTok realizaron la compra.

Medioambiente y segunda mano, siempre presentes

En 2022, los consumidores esperarán que las marcas tomen acciones estratégicas para frenar la contaminación y mejorar la transparencia de la cadena de suministro. Para atraer a este tipo de consumidor, las empresas deberán ofrecer productos que certifiquen su huella ecológica y contengan etiquetas carbon-neutral. La sostenibilidad está también removiendo el estigma asociado a la compra de ropa de segunda mano. Según el estudio de Euromonitor, una quinta parte de los consumidores se planteará aumentar las compras de artículos de segunda mano en un futuro.

Fuente: modaes.es

AGECU