El sector considera el dato como positivo, pero inferior al esperado

El sector del comercio textil continúa con su lento camino hacia la recuperación de su negocio, muy afectado por los efectos provocados por la pandemia. El balance de enero, un mes marcado por las rebajas de invierno, al menos es positivo, con un crecimiento del 34,8% respecto al mismo mes sde 2021, según los datos de la patronal Acotex.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que entonces las ventas registraron una caída de más del 50%, al compararse con un enero de 2020 que no estaba afectado todavía por el Covid-19. Por tanto, pese al crecimiento experimentado en el arranque de 2022, el sector todavía tiene terreno por delante por recuperar.

«Arrancamos el año con un dato positivo pero el sector sigue con mucha incertidumbre motivada por el incremento del coste de la luz, de las materias primas y de los costes logísticos», valora el presidente de Acotex, Eduardo Zamácola. Este ha recordado que a partir de este año las empresas que solicitaron financiación ICO deberán comenzar a devolver los préstamos. Todo ello dibuja un escenario que, a juicio de Zamácola, sitúa al comercio textil»en una situación preocupante y siendo necesario, más nunca, medidas urgentes de apoyo al sector y la llegada de todas las ayudas anunciadas pero que no terminan de llegar».

El sector derró 2021 con caída del 13,1% de las ventas en comparación 2020 y del 35,7% respecto a 2019.

Tras anunciar los datos de 2021, Acotex anticipó que 2022 sería un año «muy complicado», por esos incrementos de costes y por las devoluciones de los préstamos Covid. Además, el sector temía que la nueva variante ómicon implicara nuevas restricciones al comercio textil. aunque estas finalmente no se han dado.

Fuente: Cinco Días