Saltar al contenido

El otro freno al consumo en España: «Subir impuestos nunca es neutro»

El comercio advierte que el incremento de impuestos puede truncar la lenta recuperación de la actividad

El consumo, el motor que tendría que tirar de la recuperación, se está ralentizando en este arranque de año por la incertidumbre económica, la subida de los precios, el encarecimiento de la luz y de las materias primas, entre otros factores. La confianza del consumidor se está deteriorando (-3,3% en diciembre), el comercio ha cerrado 2021 ligeramente por debajo de lo que esperaba el sector (un 3,8%, frente al 4% previsto) y la campaña de rebajas de enero ha sido una decepción para los comerciantes.

Las ventas en el mes de diciembre cayeron casi un 6% y esto «responde a una ralentización del consumo, que guarda una relación directa con la incertidumbre provocada por la crisis sanitaria y por la inestabilidad de los propios mercados», señalan desde la la Confederación Española de Comercio (CEC).

«Las empresas y los hogares están soportando graves tensiones inflacionistas y es indudable que tienen un fuerte impacto sobre sus expectativas de inversión y consumo. Sobre todo, por el extraordinario crecimiento de los precios de la electricidad y los carburantes, las alzas en las materias primas y los problemas generados en la logística internacional», señalan desde la Asociación de Grandes Empresas de Distribución, Anged, que agrupa a empresas como El Corte Inglés, Carrefour o Ikea, entre otras.

Para Carlos Moreno-Figueroa, portavoz de la CEC, los hogares «están en una especie de impasse, a la expectativa, a ver qué pasa… El consumo se está resintiendo, porque en general hay hastío, porque la subida de precios es importante y porque la cuesta de enero se está notando».

CAMBIO DE HÁBITOS

Según Rosario Pedrosa, gerente de Estrategia Comercial y Marketing de Aecoc, la asociación de empresas y fabricantes de gran consumo, «el contexto económico influye en los hábitos de consumo y hoy el 38% de los consumidores asegura que tiene que controlar más sus gastos porque ha empeorado su economía, y esto se refleja en cuestiones como que los compradores se fijan más en los precios y promociones o que incluso llegan a cambiar de marca si encuentran mejores ofertas».

Los hogares están redefiniendo sus preferencias de compra, «están recomponiendo su cesta, compensando parte de las fuertes subidas del recibo de la luz o de los carburantes comprando productos más baratos, sustituyendo algunos por otros de menor valor o retrasando determinadas compras, sobre todo en bienes duraderos, de equipamiento personal», explican desde Anged.PUBLICIDAD

Moreno-Figueroa, que además de portavoz de CEC es también presidente de Fece (Federación española de comerciantes de electrodomésticos), coincide en que incluso en este sector, al que le ha ido relativamente bien durante la pandemia, también se nota la ralentización porque la gente ahora retrasa estas compras.

PRESIÓN FISCAL

Además, se unen otros factores que también contribuyen a esta ralentización del consumo provocada por la inflación, «como son las subidas de impuestos», denuncian desde Anged, que consideran «muy preocupante la deriva de la política fiscal emprendida por el Gobierno». «Conllevará una fuerte subida de impuestos, como ya estamos viendo, tanto para los hogares como para empresas. El incremento de impuestos sin duda no será neutro y puede truncar la lenta recuperación de la actividad», lamentan.

Dos ejemplos con un impacto directo en el consumidor son la subida del IVA a las bebidas refrescantes y la ley de residuos. Sólo el impuesto de bebidas azucaradas ha elevado de media el precio de los refrescos y zumos un 9% desde la introducción del tributo. Para el conjunto del IPC de alimentación y bebidas no alcohólicas el impacto del impuesto ha sido de 4 décimas al alza.Más en El MundoPolíticos, empresarios y doctores: así triunfan los ex compañeros de Urdangarin en la selección de balonmanoPara escándalos buenos el de Daniel y Fili

En materia medioambiental, el sector critica normas con el proyecto de Ley de Residuos y el Proyecto de Real decreto de envases, «que pueden suponer unos costes absolutamente desproporcionados para empresas y ciudadanos, si no se ajustan adecuadamente a los objetivos europeos».

Según Aecoc, el 61% de los consumidores busca más ofertas y promociones, un 34% cambia de marcas buscando mejores ofertas y un 15% compra menos.

Fuente: elmundo

AGECU