Las pequeñas tiendas no estarán obligadas a pedir una certificación al consejo regulador, lo que les ahorrará costes | Los agricultores tendrán así más canales de comercialización

La Xunta dará más facilidades para la comercialización de productos ecológicos a granel. Hasta ahora si un establecimiento quería vender manzanas o patatas cultivadas de manera sostenible debía contar con una certificación del Consejo Regulador de la Agricultura Ecológica de Galicia (Craega), lo que conlleva unos costes. Esto hacía desistir a algunas pequeñas tiendas de incorporar estos productos a sus stands. Sin embargo, un reglamento europeo, que acaba de entrar en vigor, abre la posibilidad a que las comunidades eliminen este trámite. La Consellería de Medio Rural prepara una orden por la cual los pequeños comercializadores quedarán exentos de solicitar la certificación, siempre y cuando no superen unos determinados volúmenes de venta. Esto beneficiará indirectamente a agricultores y ganaderos que tendrán más canales para distribuir sus productos ecológicos.

Leer noticia completa: farodevigo