La compañía francesa de entrega colaborativa a domicilio, Shopopop, ha llegado a España tras conseguir una ronda de financiación de 20 millones de euros, de la mano del fondo GO Capital, de Épopée Gestion para el fondo West Web Valley I, de Pierre Voillet y de Meridiam, a través del Green Impact Growth Fund.

Fundada en 2016 en Nantes (Francia), la empresa ha desarrollado la red logística más extensa del país en menos de cinco años. Su servicio de entrega se apoya en una comunidad de repartidores privados, los Shoppers, ciudadanos que aprovechan sus viajes diarios para repartir productos a domicilio desde los puntos de venta asociados con la plataforma y reciben una compensación económica a cambio.

En 2020, con el auge del ecommerce producto de la pandemia, Shopopop extendió sus entregas a cinco países: Bélgica, Luxemburgo, Italia, Portugal y Países Bajos. Ahora llega a España para reforzar una red única en Europa, cuyo objetivo es hacer que las entregas a domicilio sean más flexibles, asequibles y sostenibles. 

La primera parada nacional es Madrid, donde ya ha empezado a tejer una red de tiendas asociadas, entre las que se cuentan floristerías como Mon Parnasse o Natural Bouquet, y la tienda de vinos Vino Premier.  

A cambio del servicio, los ciudadanos reciben entre 5 y 8 euros

Shopopop ofrece un modelo de crowdshipping, una rama de la economía colaborativa aplicada a la mensajería que consiste en aprovechar el viaje de una persona para que lleve un paquete a otra que se encuentra en su camino. Como BlaBlaCar, pero con entregas a domicilio. Su objetivo es fomentar la ayuda mutua y el intercambio de servicios entre particulares. 

Además, al permitir a los consumidores compartir sus viajes, también contribuye a reducir la congestión en las ciudades y nuestras emisiones de CO2. Así, el servicio se basa en los desplazamientos habituales de los ciudadanos (escuela, compras, trabajo) que, para ganar un dinero extra y ayudar a su comunidad, recogen las compras de sus vecinos en los puntos de venta y se las entregan. A cambio de este servicio, reciben una contribución a los gastos de entre 5 y 8 euros.

Apoyo al comercio local

La plataforma trabaja con diferentes tipos de puntos de venta: supermercados, tiendas especializadas (floristerías, tiendas de vino, parafarmacias y perfumerías), y también con comercios independientes.

«Gracias a nuestro modelo de negocio se consigue un óptimo rendimiento logístico con mayor flexibilidad. Por un lado, queremos ayudar al comercio local a competir frente a grandes como Amazon y otros gigantes del ecommerce. Y por otro lado, queremos fomentar la economía colaborativa para que cualquier persona pueda ganar un dinero extra entregando a sus vecinos y potenciando acciones más sostenibles «, explica Clara Lloveres, general manager para España de Shopopop.

Más de un millón de entregas en 2021, en Francia

Este servicio está disponible en 15.000 ciudades francesas y se apoya en una comunidad de 300.000 shoppers. Desde 2021, la plataforma ha organizado más de un millón de entregas para 1.700 puntos de venta, una actividad, el doble que en 2020. Para 2025, se espera alcanzar una red de 50.000 tiendas asociadas. Entre 2019 y 2020, las entregas han aumentado un 300%, como consecuencia de la pandemia.

En Francia, Shopopop trabaja con los principales actores del sector de la distribución alimentaria (Auchan, Carrefour, Casino, E.Leclerc, Intermarché, Système U, etc.), de la distribución especializada (Eram, Bureau Vallée, etc.) y del sector minorista (Eram, Bureau Vallée, Biocoop, L’eau Vive, etc.) y los tiendas locales (Jeff de Bruges, Cavavin, etc.).

Fuente: DA Retail