Saltar al contenido

Barcelona pone coto a nuevos restaurantes, bares, colmados o locales de ocio en el Eixample

CONTRA LA GENTRIFICACIÓN

La comisión de gobierno aprueba el nuevo plan de usos con la abstención del PSC, que molesto asegura que no ha tenido en cuenta a la concejalía de Comercio y considera que quedan flecos por cerrar

Se quiere evitar que todo el Eixample se parezca a la calle Enric Granados, en donde la alta presencia de bares, restaurantes y locales de ocio ha comenzado a derivar en problemas de convivencia. Evitar la gentrificación y el monocultivo comercial. Y más cuando se prevé, en el marco de la supermanzana, la proliferación de ejes peatonales en todo el distrito.

Este es el objetivo del nuevo plan de usos del Eixample, que ha presentado este viernes la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz y el concejal del distrito, Pau González. Afecta a la totalidad del distrito y se basa en los planes que se han desarrollado en la calle Girona y en Sant Antoni. Así, pone coto, sobretodo, a restaurantes, bares, actividades musicales, gimnasios, centros de juegos o actividades audiovisuales. Pero también a colmados, pequeños supermercados y tiendas vinculadas a la actividad turística.about:blankPUBLICIDAD

«El plan busca proteger la vida cotidiana y evitar situaciones como las que se dan en Enric Granados, en donde hay un fuerte desequilibrio», ha manifestado Janet Sanz, que, además de esta calle, también ha alertado del riesgo de «saturación» que existe en Aribau o Provença, así como los alrededores de Sagrada Família. «Están al límite», ha dicho.

Pensando en Aribau y Provença
Se actúa sobre el número máximo de locales en un radio y a una distancia determinada 

El plan fija un número máximo de cinco locales de actividades de restauración, musicales, autoservicios, así como comercios alimentarios con degustación o tiendas de convivencia en un radio de 50 metros, y un máximo de 18 en un radio de 100 metros.

También fija una amplitud máxima de calles, superficies mínimas y máximas y distancias entre locales. Así, las actividades musicales o audiovisuales solo se podrán implantar en calles de más de 25 metros de amplitud. Y no podrá haber menos de 25 metros entre restaurantes, comercios alimentarios con degustación o tiendas de convivencia. 

Los gimnasios tendrán que dejar un mínimo de 200 metros de distancia entre ellos, igual que las empresas de prestación de servicios turísticos. O 400 metros en el caso de supermercados, juegos y atracciones o negocios audiovisuales.

Al margen, se prohíben actividades relacionadas con la exhibición del material pornográfico y sexual y la prostitución, así como establecimientos con máquinas expendedoras de alimentos. Tampoco podrán abrir tiendas anexas a gasolineras.

Malestar entre los socios
El PSC se abstuvo y considera que el plan no se ha trabajado lo suficiente 

El plan de usos, que ahora estará dos meses en exposición pública y se llevará a cabo un proceso participativo para recoger aportaciones de vecinos o grupos políticos, se aprobó en la comisión de gobierno del jueves, pero se hizo con la abstención del PSC.

«Discrepamos del plan de usos por cómo se ha hecho: sólo de parte de Urbanismo y no del comercio», ha manifestado la concejal Rosa Alarcón, portavoz de los socialistas. Según ha explicado la edil, el grupo liderado por Jaume Collboni considera que faltan flecos por precisar y se quejó que, hasta el miércoles por la mañana, no obtuvieron el documento entero. 

«Estamos de acuerdo con el plan de usos, pero tiene que hacerse bien», ha señalado Rosa Alarcón que ha apuntado que, inicialmente este se ceñía tan sólo a determinadas calles y no a todo el Eixample, como finalmente se llevó a comisión. La edil ha insistido que el plan se tiene que seguir trabajando. 

Discrepancia interna
«Se acercan elecciones», dice Janet Sanz sobre el enfado de los socialistas

Por su parte, Janet Sanz, preguntada por la polémica con los socios de gobierno ha apuntado que el plan se ha trabajado con los distritos, así como con los ejes comerciales. «Compartimos con la concejalía de comercio que ninguna calle ha de estar desequilibrada», ha apuntado Janet Sanz. 

«Se acercan las elecciones y algunos se ponen más nerviosos de la cuenta», ha ironizado la teniente de alcalde los comunes, a la vez que ha recordado que los socialistas ya aprobaron el plan de usos de la calle Girona, sobre el que se basa el actual.

Proliferación en los últimos años
El distrito de la restauración

Según un estudio del ayuntamiento, actualmente en el Eixample hay 14.416 locales, y un 28% están destinados a la restauración, autoservicio, comercios de alimentación, tiendas de conveniencia y locales musicales, las actividades con más impacto en la convivencia y el ambiente.
Sólo las actividades de restauración y degustación suman hasta 3.279 establecimientos, que suponen el 20% de todos los del Eixample y casi el 30% de los locales dedicados a la restauración del conjunto de la ciudad.

Fuente: La Vanguardia

AGECU